Con la tecnología de Google Traductor

PARÍS 2024

11, marzo 2022 - 11:27

┃ Karen Morán

Kostyuk

Foto: AFP

Lejos de casa y con la preocupación constante de que su familia sobreviva. Así es el día a día de Marta Kostyuk, tenista ucraniana de 19 años que como muchos otros, tuvo que dejar atrás su hogar para continuar desarrollando su profesión en busca de dos cosas: dinero para ayudar a los más afectados por la guerra y levantar la voz.

Te puede interesar: “No War”, el mensaje de la tenista rusa Anna Kalinskaya en Indian Wells

“Me sentí culpable por estar viajando por el mundo y jugando a tenis, pero me he dado cuenta de que eso no es sano y que cada cual tiene su rol. Esta es mi profesión y debo ayudar a mi país a través del tenis. Me encantaría irme como voluntaria a ayudar y luchar, pero creo que soy mucho más útil visibilizando nuestra causa y recaudando dinero”, contó luego de pasar la primera ronda de Indian Wells ante Maryna Zanevska, quien coincidentemente también es ucraniana de nacimiento pero representa a Bélgica en el circuito.

Tras su primer partido en el desierto californiano, Kostyuk rompió en llanto y se fundió en un largo abrazo con su compatriota Zanevska, la imagen dio vuelta al mundo y tomó aún más significado cuando la joven ucraniana relató el sentimiento que provoca no saber si volverá a ver a sus seres queridos.

“No me sentía capaz de salir a pista dado el estado mental en el que me encuentro. Llevo días de muchísimos emociones difíciles de controlar, mi familia está allí por lo que estoy sufriendo mucho. En los primeros días de la guerra, todos mis seres queridos estaban en la misma casa. Si hubiera ocurrido algo, habría perdido a toda mi familia de una sola vez, no quiero ni pensarlo. He pasado días en los que me despertaba y solo pensaba en si seguirían viviendo las personas a las que quiero. Con el paso del tiempo te vas acostumbrando a este estado de tensión, pero es inexplicable lo que sentimos todas las ucranianas del circuito. Te puedes volver loca si no intentas desconectar un poco”, explicó

Y justamente ese sentimiento fue el que la llevó a cuestionar el accionar de sus compañeros y compañeros rusos en el circuito, quienes asegura jamás se le han acercado a preguntar cómo se encuentra y mucho menos ofrecido un poco de apoyo; por el contrario, en los pasillos y las pistas solo se escucha la constante queja por la pérdida de algunos privilegios a causa de la guerra.

“Jamás me había sentido tan unida a mi país y al pueblo ucraniano como ahora. Somos una gran familia, un pueblo fuerte que es capaz de reponerse de todo. Sin embargo, es muy decepcionante lo que ocurre en el circuito. Ninguna tenista rusa ha venido a verme, nadie ha dicho que no apoya esta causa ni se han disculpado conmigo o con otras tenistas ucranianas por lo que está haciendo su país. Es muy impactante porque todos sabemos lo que está ocurriendo. No tengo explicación de por qué los rusos se comportan así. Me indigna llegar al club y verlos ahí, su único problema ahora mismo es no poder hacer transferencias de dinero y lo indignante es que hablan de eso. Es inaceptable y no estoy nada de acuerdo con que se les deje seguir compitiendo”, explicó en rueda de prensa Kostyuk.

El próximo duelo de la joven ucraniana será ante Elise Mertens, vigésima sembrada de la competencia a la que nunca ha enfrentado.

KOSTYUK ESTÁ EN CONTRA DE LOS MENSAJES DE “NO A LA GUERRA”

La situación en su país hace que Kostyuk se sienta orgullosa de su ejército y la defensa que libra antes las fuerzas rusas, es por ello que los mensajes de paz por parte de sus compañeras y compañeros tenistas le parecen insignificantes, pues desde su perspectiva, no aportan nada.

“No se puede ser neutral en esto. Esas declaraciones de ‘No a la guerra’ me duelen porque no tienen sustancia. Pueden significar varias cosas. Por ejemplo, que nosotros (Ucrania) podemos terminar con esto rindiéndonos. Pero esa nunca es una opción”, dijo.

Marta Kostyuk sabe bien lo que es un conflicto bélico y aunque nunca es sencillo, aseguró que la resistencia en su país no cederá, pues así como ella, que vivió la revolución, muchos otros ciudadanos se niegan a formar parte de Rusia.

“Desde el primer día supe que eso no pasaría porque yo viví la revolución, y sé que la gente no quiere integrarse en Rusia. Lo diré cien veces: Ucrania nunca se rendirá. Así que para mí ese ‘No a la guerra’ es querer decir que nos rindamos, porque Putin nunca se detendrá. Todo el mundo sabe lo loco que está. Nosotros luchamos. Esos comunicados de prensa me duelen porque no tienen sentido”, reiteró.

Kostyuk llama a casa todas las mañanas para checar que su familia siga con vida, después se concentra en el tenis y el mensaje que quiere dar sobre la pista; a pesar de que en su cabeza pasan mil ideas por segundo, le reconforta saber que “han pasado dos semanas y aún no han logrado tomar nuestra gran ciudad. Sé que hay muchos muertos y casas destruidas, es aterrador, pero nunca he estado tan orgullosa de ser ucraniana”.

RECIBE EN TU CORREO LA INFORMACIÓN MÁS DESTACADA DE LOS DEPORTES, ¡SUSCRÍBETE AQUÍ!

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias, manda la palabra ALTA en este enlace

?Escucha nuestro podcast?

a