Con la tecnología de Google Traductor

Pausa de los dos minutos. Gildardo Figueroa
titulo-foto

Gildardo Figueroa

23, junio 2017 - 13:43

Pausa de los dos minutos

GANARÁ 125 MDD EN CINCO AÑOS

Derek Carr se sacó la lotería

No es Tom Brady o Aaron Rodgers, se llama Derek Carr y ahora es el primer quarterback en la historia que vale 25 millones de dólares por año, siendo el jugador mejor pagado en la historia de la NFL. Los Raiders y Carr firmaron un contrato por cinco años y 125 millones de dólares, de los cuales 70 son garantizados, 40 de ellos al momento de firmar. La pregunta que surge de inmediato es: ¿Derek Carr vale ese contrato?

Carr tiene un brazo privilegiado, sus lecturas son efectivas y rápidas, cuando tiene que hacer jugadas con sus piernas cumple, es un líder dentro de su equipo, pero me da la apariencia de que es un Brett Favre cuando era joven y alocado.

Derek viene de Fresno State, al igual que su hermano David Carr, quien fue reclutado en la primera selección global del Draft 2002 por Houston. Es una universidad pequeña sin tanta notoriedad, pero en la NFL este pasador, que estará en su cuarta campaña, encontró reglas y sistemas adecuados para destacar.

No cabe duda que el reciente resurgimiento de los Raiders de Oakland se debe en gran medida a este muchacho, pero no es razón suficiente como para convertirlo en el jugador mejor pagado en la historia de la NFL.

Simplemente hay mariscales de campo mejores que él actualmente, comenzando por Aaron Rodgers, de Green Bay; Matt Ryan, de Atlanta; Drew Brees, de Nueva Orleans; Ben Roethlisberger, de Pittsburgh; Matthew Stafford, de Detroit; y obviamente Tom Brady, de Nueva Inglaterra, quienes merecen tener mejor salario que Carr.

Hasta dentro del mismo equipo de los “Malosos” han tenido mejores quarterbacks, mismos que los han llevado al Super Bowl, iniciando por Darryl Lamonica, el legendario Ken Stabler, Jim Plunkett, quien les dio dos campeonatos y posiblemente hasta Rich Gannon. El joven Carr ni siquiera ha jugado en postemporada y no sabemos cómo responde en un partido de eliminación directa y ante equipos con mayor talento.

En la NFL actual casi cualquier pasador suma cuatro mil yardas en una campaña. Derek no ha rebasado esa cifra aún, y para el talento que tiene en su cuerpo de receptores es para que tuviera campañas de cinco mil yardas por aire. Ha ido mejorando en rating año con año, pero todavía no rebasa la barrera del 100, en 2016 se fue con 96.7 de rating, y tiene un rango de 4-1 en touchdowns e intercepciones en su joven carrera, una cifra más que buena.

Los Raiders le apuestan muy fuerte a su futuro con Carr, pero puede ser un riesgo muy grande.

No cabe duda que la NFL se está rejuveneciendo y la posición de mariscal de campo es de vital importancia, pero también es cierto que se ha perdido el piso en cuanto a los salarios, pero a pesar de que todo indica que Carr es de verdad, el gerente general Reggie McKenzie y el dueño Mark Davis pudieran lamentar haber invertido tanto dinero en este pasador en caso de que las lesiones se vuelvan un hecho anual.

Sin duda Ryan, Rodgers y Stafford se relamen los bigotes y preparan sus cuentas bancarias ahora que se sienten a renegociar sus contratos con sus equipos próximamente.

En cuanto se refiere a Carr, ahora sí sabrá lo que es jugar con toda la presión de tener que cargar con un equipo sobre sus hombros y tendrá que dejar de ser el niño inmaduro y comenzar a verse como un verdadero quarterback profesional.