Con la tecnología de Google Traductor

Tommy al bat. Tomás Morales

María Vega

24, enero 2015 - 10:39

24 enero 2015. Tomás Morales

DELGADILLO ESTUVO GRUESO
UNA vez en una conferencia de prensa, Eddie Díaz dijo esa célebre frase de que “la paciencia es la magia el éxito”. Y vaya si se puede aplicar esto en el caso del pitcher Juan Delgadillo quien tuvo un principio desastroso con los Charros de Jalisco después de haber sido el peor de los play offs y de la Serie del Caribe del año pasado al reforzar al Naranjeros de Hermosillo. Este año, sin embargo, fue paliza tras paliza al comenzar la campaña y llegó hasta seis derrotas seguidas sin poder ganar. Luego tuvo tres juegos buenos y volvió a perder su ritmo. Afortunadamente para sus colores, Delgadillo ha vuelto a ser un gran lanzador y el jueves lanzó solamente ceros en sus seis entradas de trabajo para que los Charros ganaran 5-0 al Tomateros de Culiacán y de esa manera se empatara la serie final por la corona del Pacífico.
Con una gran curva de arcoiris siendo su mejor pitcheo logró Delgadillo lanzar su obra maestra en que sólo aceptó cinco hits para ganarle la batalla al zurdo Juan Pablo Oramas que jugó en la temporada con Hermosillo pero que ahora refuerza al Tomateros en esas reglas anacrónicas que tienen las ligas de invierno y que es el máximo atentado que se ha inventado en contra de la real esencia del beisbol, de la gran tradición.
Solamente mentes enfermizas pueden haber pensado en reforzarse con jugadores de otros equipos para los play offs, algo impensable en el beisbol organizado. Pero todos hemos visto a través de tantas Series del Caribe que las ligas invernales forman el grupo del beisbol desorganizado.
Oramas no lanzó tan mal pero aceptó una carrera en la primera entrada empujada por hit de Japhet Amador y dos más en la cuarta con hit de Leo Heras con la casa llena. Como usted ve hay muchos Diablos Rojos en esa final en el equipo tapatío, con el shortstop Jesús López en las paradas cortas. Y el cerrador ya al final de la temporada lo ha sido el panameño Manny Acosta que el jueves puso cero en el noveno como cerrador. Me imagino que los aficionados del Diablos Rojos estén a favor del Jalisco por tanto jugador escarlata en ese club. La última carrera de Jalisco llegó con jonrón de Marquez Smith, primera base que por los problemas que tiene al fildear elevados de faul debería de estar como bateador designado.
Tuvieron otro llenazo de 12,451 aficionados en el estadio Panamericano y desde el sábado estarán en Culiacán para los tres próximos juegos. Los Charros están en la búsqueda de su primer campeonato invernal y los Tomateros llevan nueve títulos, seis de ellos con Paquín Estrada de manager. Nadie tiene más títulos con un mismo equipo que el gran Paquín.