Con la tecnología de Google Traductor

ESTO...cadas. Don Volapié

Itzel Ubiarco

17, diciembre 2014 - 11:51

17 de diciembre 2014. Don Volapié

EN BUEN SITIO: Tal como se esperaba en el medio taurino afloraron las polémicas sobre los resultados de la corrida celebrada el pasado domingo en la Plaza México y con ello despertaron las pasiones. Como siempre, los indultos y los rabos son los que abren la puerta de las discrepancias y en esta ocasión el eje de las discusiones fue el indulto de Bomboncito de la ganadería de José María Arturo Huerta. Para unos sí les pareció que merecía el perdón y para otros que fue excesivo el indulto que no lo merecía. Pero muchos sí estuvieron de acuerdo al decir que Bomboncito fue un gran toro por el brillante desempeño que tuvo y que el español David Fandila “El Fandi” lo aprovechó y le cuajó una faena llena de temple, que lo salvó de la mala actuación que tuvo frente a los toros de su lote. Nosotros tenemos que señalar que no era de indulto Bomboncito, pues la base para que merezca ese honor es que tenga bravura, que según lo establecido por ganaderos, autoridades y taurinos la bravura se mide en el tercio de varas. Se tiene que arrancar de largo y la puya tiene que estar en lo alto, que humille en el peto no que romanee ni empuje con la cabeza arriba básicamente y que el toro vaya tres veces al caballo. Este solamente recibió un refiloncito y le faltó codicia, emotividad y la sensación de peligro estuvo ausente.. Embistió como un bendito, muy obediente, con nobleza, con gran recorrido y que aguantó infinidad de muletazos. De acuerdo a ello si nos pareció que fue un gran toro, que bien hubiera merecido una vuelta al ruedo. El juez Jesús Morales se vio presionado por los que solicitaron el indulto, porque él le había hecho señas al matador que lo matara. También hay que decir que la actuación del juez fue dispareja. El otorgar una oreja a Federico Pizarro actuó bien y aplicó su criterio que aunque no hubo faena, pero la estocada merecía el premio, y los aficionados la protestaron tal vez por no valorar la suerte. En la premiación de dos orejas a Uriel Moreno “El Zapata” se precipitó y sacó los dos pañuelos de un golpe, cuando en estos casos los jueces negocian sacando primero un pañuelo y si la petición es insistente se otorga la segunda. De ahí que vinieran las protestas. Pero hay que señalar que “El Zapata”, a unos les guste y a otros no, tuvo una actuación sobresaliente al estar lucido al torear de capa con un destacado tercio de banderillas dando la vuelta al ejecutar el “par Monumental” y de muleta se puede decir que no tuvo mucha continuidad, pero si hubo momentos de gran templanza y finalmente cobró un estoconazo por lo que sí merecía las dos orejas. Esperemos que ahora