Con la tecnología de Google Traductor

Tommy al bat. Tomás Morales

Itzel Ubiarco

8, octubre 2014 - 9:17

08 octubre 2014. Tomás Morales

EL GAMBOA DEL CARDENALES
ASÍ como Juan Carlos Gamboa del Diablos Rojos fue el Más Valioso de la final en la Liga Mexicana, así está jugando el antesalista de los Cardenales de San Luis, Matt Carpenter, quien lleva jonrón en cada uno de los tres primeros juegos contra Dodgers y tiene .500 de porcentaje con siete carreras empujadas. Ha sido Carpenter el principal dolor de cabeza para el manager Don Mattingly, aunque es increíble que un equipo que llega tan lejos como Dodgers no tenga relevistas ni siquiera aceptables y no ha habido nadie que pueda construir el puente entre el inning que sale, el abridor y la novena entrada del cerrador Jansen, que ese sí es canela pura.
De cualquier manera, los Dodgers han bateado poco en general y cuando desataron ofensiva no tuvieron pitcheo y perdieron 10-9 el primer juego.
Ese fue el juego clave y el momento piramidal de esta serie fue aquel duelo que entablaron Clayton Kershaw contra Carpenter en ese primer partido. Los Dodgers ganaban todavía 6-4 en la séptima y la casa estaba llena con dos outs. Carpenter ya estaba casi dominado por Kershaw y en dos strikes dio varios faules defendiéndose como gato boca arriba, pero finalmente la memorable y gran batalla la ganó el bateador con un triple por el callejón derecho y central que empujó tres carreras y le dio la voltereta al partido. Y sobre el relevista primero dio jonrón de tres carreras Holliday para las que a la postre fueron las carreras de la victoria, ya que los Dodgers vinieron de atrás y se quedaron a una del empate.
Ya vimos el desplome de los Tigres de Detroit al fallarle sus relevos y después de tres juegos los Dodgers iban por el mismo camino. Los equipos de Grandes Ligas padecieron en su mayoría de escasez en su pitcheo abridor o en el cuerpo de relevistas, ya que muchos pitchers están lesionados y fuera de circulación.
Hay peloteros de ofensiva sólo regular en la temporada, como Carpenter, pero que al llegar octubre se ponen la capa de Superman y acaban con todo.
En tiempos pasados aquel segunda base Billy Martin, luego un manager famoso y con una larga carrera como tal, era un bateador de .257 de por vida pero en cinco Series Mundiales, entonces no había play-offs, bateó .333 con cinco jonrones y 19 carreras empujadas. En la Serie Mundial de 1953 fue el Más Valioso con promedio de .500, dos jonrones y ocho carreras empujadas con un total de 12 hits.
Como aquella famosa película de “El hombre y la bestia”, hay jugadores que al llegar octubre se convierten en “bestias” del bateo y son los héroes.