Con la tecnología de Google Traductor

15, diciembre 2022 - 12:48

┃ Karen Morán

Messi y Di María perdieron la final en 2014

Ya sintieron el dolor y la pena de perder una Copa del Mundo. Aquel 13 de julio del 2014 es una fecha imborrable para la Albiceleste, en específico para un par de jugadores argentinos que tan solo en un par de días disputarán otra final. Ahora en Qatar 2022 ante Francia irán por una evidente revancha.

TE RECOMENDAMOS: Argentina será campeón del mundo en Qatar 2022: estas coincidencias lo avalan

Lionel Messi y Angel di Maria sufrieron y lloraron en el mítico estadio Maracaná. Han pasado un poco más de 8 años y 5 meses, pero ese momento cuando Alemania les arrebató la gloria de último minuto en tiempos extra con el tanto de Mario Gotze, quizá en uno de los mejores tiempos de su carrera, sigue más que intacto. Aún tienen pesadillas de aquel sufrimiento. Ellos son los únicos sobrevivientes de aquella generación. Son los que vivieron el fracaso a flor de piel y los que tuvieron que salir cabizbajos, entre lágrimas y con un gesto de desilusión de la justa que se disputó en Brasil.

En ese partido decisivo por el título, Messi fue titular, pero fue borrado por el muro europeo conformado por Jérôme Boateng y Mats Humells. Además de que el portero Manuel Neuer fue prácticamente impenetrable. El atacante en ese entonces del Barcelona tuvo de compañeros a figuras como Ezequiel Lavezzi, Enzo Pérez, Gonzalo Higuain, Sergio Agüero y hasta Rodrigo Palacio, pero ninguno pudo marcar siquiera una vez. Di Maria se quedó en el banquillo por un desgarro muscular sufrido en cuartos de final ante Bélgica, que lo alejó de semifinales y la gran final.

En todo este lapso de tiempo hubo más momentos amargos. Incluso Lionel renunció a la Selección al perder dos finales consecutivas de Copa América (2015 y 2016). “Ya está, se terminó para mí la selección. Son cuatro finales, no es para mí. Lo busqué, no se me dio, pero creo que ya está”, dijo Leo al ver coronarse a Chile por segunda vez, pero tiempo después, tras varias súplicas de su afición, decidió volver. Ángel sufrió nuevas lesiones en instancias claves y hasta quedó relegado en el comienzo del ciclo de Lionel Scaloni. Sin embargo todo cambió con el título del año pasado en la competición sudamericana, precisamente con el gol de Di Maria que dio el trofeo continental por fin. En ese momento el chip cambió para ambos. Hoy está la máxima gloria más cerca que nunca.

Hace más de ocho años, en Río de Janeiro, la famosa Pulga y el Fideo vivieron uno de sus peores días de su carrera. Tuvieron que conformarse con el fracaso, la espina de ese amargo momento sigue clavada en lo más profundo de su ser, pero puede ser que en Lusail puedan sacarla de una vez por todas al levantar el tercer trofeo para Argentina en una Copa del Mundo.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace

  🔊Escucha nuestro podcast🔊
Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí