Con la tecnología de Google Traductor

9, diciembre 2022 - 11:47

┃ David Segoviano / ENVIADO

Brasil está eliminado; Croacia hizo la hazaña en penales. | Foto: ESTO

Al Rayán.- Brasil llora. En la cancha, en las gradas, en las calles. La Verdeamarela de Tite tuvo un pie en la semifinal, pero Croacia terminó con su sueño en el Education City, el estadio de las grandes sorpresas en Qatar 2022. El carnaval se acabó en la Copa del Mundo y el tozudo futbol croata queda a la espera de la Argentina de Messi o del futbol total de la Naranja Mecánica para definir al finalista.

Te recomendamos: Ozil defendió a Cristiano Ronaldo de los críticos: “Sólo quieren llamar la atención”

Se advertía complicado para la Canarinha desde los primeros minutos. Croacia arrastró a Brasil a donde quería. Es especialista en el juego de trincheras. Así fue subcampeón del Mundo en Rusia 2018, con dos series ganadas en penaltis y otra en tiempos extra. Con esa estrategia se paró en Qatar y no regaló terreno.

Se entiende por qué a sus 37 años Luka Modric sigue siendo el motor de esta selección. Al mediocampista del Real Madrid se le ve lo mismo bajando a su área para iniciar la salida con balón controlado, recuperar un esférico en el medio campo o tirar un pase con muy malas intenciones al área rival.

En la primera parte, Brasil llegó sin mayor peligro. No se ve cómoda a la Canarinha jugando sin el balón y Croacia no cedió el dominio en la primera parte, con una defensa bien planteada y con oficio. El cuadro sudamericano intentó y logró poco, y cuando pasó líneas, se estrelló una y otra vez con el portero croata, multiplicado al fondo.

Apenas empezó la segunda parte, un centro de Eder Militao fue desviado por Josko Gvardiol hacia su portería, pero Dominik Livakovic salvó milagroso con el pie derecho.

La jugada fue polémica, porque en medio de los rechaces, Brasil pedía una mano de Josip Juranovic dentro del área. Los jugadores y la afición hacían la señal del VAR con los dedos, pero el silbante inglés Michael Oliver esperó indicaciones y reanudó con balón parado para los croatas.

Después, más de lo mismo. Richarlison intercambió papeles con Neymar y le sirvió un pase filtrado que el 10 remató de zurda, pero fue atajado por Livakovic. A pocos minutos, tras una serie de rebotes, entró Paquetá y disparó muy cerca del guardameta, que se estiró para rechazar.

Nuevamente Neymar desbordó por izquierda, nuevamente disparó de zurda y nuevamente el portero desvió.

Pasado el minuto 70 Croacia se encontraba claramente agazapado en espera de desesperar y sorprender a una Canarinha que no atinaba frente al marco y empezaba a crecer más en frustración que en futbol.
Rodrygo retrasó para Paquetá, que entrando al área disparó de izquierda, pero el balón chocó, otra vez, en las manos de Livakovic.

Brasil fue mejor en los 90 minutos del tiempo regular, pero en el futbol no gana el mejor, sino el que mete los goles y el 0-0 le daba vida a una defensiva croata que no tenía intención de ceder nada.

Fue hasta el minuto agregado en el primer tiempo extra que Brasil recuperó la magia. Sólo un gol con la esencia del jogo bonito podía romper las trincheras con que Croacia aguantó y desesperó por 105 minutos a las estrellas de Tite.

Neymar entró por el centro hizo una doble pared con Rodrygo y Paquetá, aguantó una carga de Borna Sosa, se quitó a Livakovic, que tanto los había obstaculizado, y definió de derecha. No podía elegir mejor momento para igualar a Pelé como máximo anotador histórico de Brasil, con 77 tantos.

Pero Croacia sabe también jugar del otro lado, atacar, sin desesperarse. En un contragolpe que inició Modric en mediocampo, Mislav Orsic llevó el balón por la izquierda, cedió a Bruno Petkovic y de zurda mandó el balón a las redes con ayuda de un desvío de Marquinhos. Mala noche del zaguero.

Tal vez te interese: ¿Messi se va a la MLS? El presidente del PSG habló al respecto

El cuadro europeo forzó así los penaltis, donde tenía menos que perder y no falló, para ganar. Tras el primer acierto de Vlasic, Livakovic detuvo el tiro de Rodrygo y encaminó el pase. Majer, Modric y Orsic anotaron por Croacia, y Casemiro y Pedro por Brasil, pero la serie se definió cuando Marquinhos estrelló su tiro en la base del poste. Terminó de rodillas y con las manos en el rostro mientras los croatas corrian para celebrar.

No se le dan las Copas del Mundo al pentacampeón desde 2002 y tendrá que esperar al menos cuatro años más. En tanto, las imagenes de Neymar mordiendo la camiseta mientras llora, de Pedro envuelto en llanto y el desconcierto de Tite los acompañarán hasta 2026.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí