Con la tecnología de Google Traductor

Tommy al bat. Tomás Morales

Itzel Ubiarco

27, enero 2015 - 11:39

27 enero 2015. Tomás Morales

RAMIRO PEÑA, EL SALVADOR
LOS Charros de Jalisco, que hasta ahora han decepcionado como superlíderes de la temporada, tuvieron dos grandes oportunidades en el juego del domingo al llenar las bases, curiosamente, en la primera y en la novena entradas. En el primer inning tuvieron la mesa puesta para una buena ventaja inicial al tener tres en base con un out, pero se fueron en cero.
Los Tomateros de Culiacán le hicieron dos carreras rápidamente al abridor zurdo Orlando Lara con un jonrón de dos carreras de un importado desconocido, añadiendo otra carrera por un error infantil del tercera base para que los Charros continuaran con su pobre defensiva. De repente el equipo invencible en la campaña no da pie con bola y su manager Juan Navarrete está viendo como su barco se hunde. La elección de Orlando Lara para abrir es cuestionable porque si bien tuvo varios buenos juegos en la campaña, Orlando todavía no se ha establecido totalmente como un abridor de credenciales altas aunque ha mejorado de los años erráticos que nos ha dado después de ser Novato del Año con Diablos Rojos allá por el 2007.
Pero el juego, que por ausencia de bateo del Charros estaba siendo uno bastante soso, se puso candente en la novena entrada cuando ya con dos outs Jalisco llenó la casa otra vez, al igual que en el primero. Le tocó batear a Leo Heras y el manager tomatero, Benjamín Gil, le trajo un zurdo llamado José Meraz quitando a Óscar Villarreal que ha tenido un gran invierno como cerrador ¿Se imagina a Girardi quitando a Mariano Rivera porque venía un zurdo a batear? Fue una falta de respeto de Gil para Villarreal por el gran invierno que le ha dado, una mala estrategia. Eso de zurdo contra zurdo cambia cuando traen a un zurdito contra el bateador zurdo.
Y Leo Heras, ya en dos strikes, le dio a la pelota en la nariz, un batazo que lucía el batazo de las dos carreras del empate. Línea candente sobre el segunda base, pero allí estaba Ramiro Peña, un genio defensivo, quien dio un gran brinco para quedarse con el que fue el último out y dejó a los guindas con ventaja de 3-1 y a un triunfo del campeonato y del viaje al hermoso San Juan. Fue Ramiro Peña el gran héroe con su gran atrapada que terminó en forma eléctrica el partido.
Ramiro Peña es shortstop natural pero los Tomateros lo tienen en la segunda con Issmael Salas en el short. Y terminó siendo el héroe principal del partido que tuvo un final no apto para cardiacos. Increíble pero la crónica de la página de la liga no habla para nada de gran lance de Ramiro. Así estamos.