Con la tecnología de Google Traductor

Tommy al bat. Tomás Morales

María Vega

26, octubre 2014 - 10:05

26 octubre 2014. Tomás Morales

REGALANDO CARRERAS
CON la explicación de que es mejor regalar una carrera que exponerse a un rally los managers en su gran mayoría no cierran el cuadro en las primeras entradas cuando el equipo enemigo tiene corredor en tercera y menos de dos outs. Eso es considerado como la estrategia correcta aunque una carrera en el primer inning puede ser la que decida el partido y así pasó en el tercer juego de la Serie Mundial cuando los Reales pusieron corredor en tercera con un out.
Jugando con el cuadro abierto se está regalando una carrera en caso de una rola por el short o la segunda y así fue, con Lorenzo Cain, ya en dos strikes, dio rola a las paradas cortas para impulsar la primera anotación. Y como el juego quedó 3-2 a favor de Kansas City los Gigantes perdieron por una carrera que pudo evitarse.
Con el cuadro cerrado la carrera del primer inning nunca habría entrado y lo mejor de poner el infield para posible jugada en el plato es que se le pone presión al bateador, quien sabe que solo con un flay largo o un hit podrá empujar. En ningún otro deporte se regala un tanto cuando se puede jugar a tratar de evitarlo.
Pero la estrategia aceptada por el mundo de los managers y los analistas es que una carrera no importa y es mejor no exponerse a que cualquier batazo pueda ser hit por estar el cuadro cerrado. Sin embargo lo primero es lo primero y el evitar una carrera es lo principal, sobre todo con un equipo de tan buena defensa como lo es Reales y el viernes fue el turno del jardinero derecho Lorenzo Cain el encargado de robar un par de hits a los Gigantes, equipo que vio fallar a la hora buena a sus dos mejores hombres, el catcher Buster Posey y el “Panda” Pablo Sandoval.
Fue en el cierre de la sexta entrada cuando los Gigantes tenían todo para empatar con dos hombres en posición de anotar y ya acercándose 1-3. Se alborotó el gallinero porque venían los dos grandes cañones, pero lo único que sacaron fue otra carrera en una rola de Posey y con el empate en tercera falló Sandoval.
Esta vez el manager Ned Yost tuvo que pulirse en la estrategia y comenzó sentando a Aoki y comenzar con Cain en el jardín derecho y el veloz Dyson en el central ya que el parque de San Francisco tiene mucho territorio por el prado central y sus alrededores. La estrategia funcionó con las dos grandes jugadas de Cain.
Posiblemente Yost se tardó en sacar al abridor Guthrie, que es un pitcher de cinco entradas y luego tuvo que añadir al zurdo Finnegan al relevo para que esta vez fuera la cuatrifecta ganadora en lugar de trifecta.