Con la tecnología de Google Traductor

Tommy al bat. Tomás Morales

ESTO

24, marzo 2015 - 10:31

24 marzo 2015. Tomás Morales

EL DÍA ESPERADO
LA noche del martes 24 de marzo comenzará una nueva era en la historia de los Diablos Rojos del México al inaugurar su cuarta casa en 75 años de vida, el estadio “Fray Nano”, donde está anunciado el juego de preparación entre los campeones y los Pericos de Puebla que fue la final del año pasado. Después de 14 años en el Foro Sol los Diablos tuvieron que cambiarse por caprichos gubernamentales y lograron en solamente tres meses dejar listo su nuevo parque que hoy vamos a conocer en todo su esplendor. Como se ha dicho es un lugar provisional mientras se construye el nuevo estadio de Beisbol en la ciudad de México y que tardará dos años en dejarlo bien plantado para muchas décadas, Dios mediante.
Todo esto al esfuerzo de don Alfredo Harp y el apoyo total de las autoridades del DF que encabeza Miguel Ángel Mancera. El provisional parque Fray Nano quedó muy hermoso pero debido a la situación donde está, solamente se pudieron poner cerca de seis mil asientos y el que pueda entrar se va a sentir orgulloso de su nuevo diamante. Está cerca del Foro Sol al que el aficionado ya se había acostumbrado y el metro Velódromo pasa cerca del lugar para los fanáticos que se movilizan en su “dodgepiernas”, mientras los que llevan su carro lo podrán dejar en la avenida con protección policiaca.
Estos dos juegos de preparación, y hay otro más adelante, le darán la oportunidad a los Diablos para conocer su nueva casa que tendrá pasto natural y que posiblemente no sea la misma casa de horrores para los pitchers, aunque eso habrá que verlo.
No es la primera vez que nos dejan sin parque a los fanáticos de la capital ya que en 1952, cuando Jorge Pasquel se fue del Beisbol y vendió el Parque Delta al Departamento Central, no había lugar para jugar en el DF y la liga comenzó sin equipo capitalino. Afortunadamente con los esfuerzos de don Eduardo Quijano Pitman, presidente de la Liga Mexicana entonces, logró finalmente que le alquilaran el Parque Delta y los Diablos pudieron volver a jugar en esa campaña.
Curiosamente y debido a la tragedia de ese año en que se cayeron parte de las gradas del Delta, el querido parque fue reducido en su capacidad y cuando se volvió a abrir tuvo el mismo aforo que va a tener el “Fray Nano” en el 2015. Pero con mucha diferencia, ya que el actual es un parque cómodo y vistoso, una bombonera. Así que en 1952 fue Eduardo Quijano Pitman el que salvó a los Diablos y ahora don Alfredo Harp. Por ellos podemos sobre todo podemos llegar a los 75 años de los Rojos en la Liga Mexicana que cumple 90 años.