Con la tecnología de Google Traductor

Tommy al bat. Tomás Morales

Itzel Ubiarco

23, septiembre 2014 - 11:19

23 septiembre 2014. Tomás Morales

UNA ÚLTIMA META DE JETER DESPUÉS de haber alcanzado varias metas trazadas en su últmo año en las Ligas Mayores cada día aparece un nuevo reto para Derek Jeter que esta última semana de juegos en la temporada 2014 de Ligas Mayores serán los últimos siete del gran ícono de su tiempo. Al recuperarse de una horrible mala racha de 28 veces al bat seguidas sin conectar de hit, Jeter salió del slump en una brillante serie frente a los Azulejos de Toronto y en los cuatro juegos, tres ganados por Yanquis, bateó ocho hits para subir su porcentaje de por vida a .310. Y esa debe ser la última meta para Jeter, mantener ese promedio hasta con las uñas. Con su larga mala racha, Jeter había bajado del .312 con el que comenzó la temporada al .309 antes de regresar con su última buena racha a los .310 que es una cifra perfecta para demostrarse la diferencia que puede haber en un puntito solamente. Este año por cierto ha sido terrible para los bateadores consistentes y posiblemente el campeón bateador de la Liga Nacional termine con el promedio más bajo en mucho tiempo mientras en la Liga Americana, a excepción de José Altuve, de los Astros de Houston, todos los demás grandes bateadores están durmiendo el sueño de los justos. A pesar de tantos pitchers importantes lesionados los serpentineros han dominado a los bateadores, aunque los cañoneros siguen buscando el jonrón en cada una de sus apariciones en el home. La pelota tan viva que se usa en Grandes Ligas desde hace tiempo ha cambiado los swings de los bateadores y si antes se ponían felices con una sólida línea de hit al jardín, ahora van por el cuadrangular y con ello a porcentajes abajo de los .300. Eso nos sucedió en la Liga Mexicana en los tiempos de la pelota Comando sobre todo y Roberto Mansur siempre les dijo a sus bateadores de los Diablos que hay muchas maneras de manufacturar carreras sin volarse la barda. El manager Joe Girardi indicó que Jeter, a menos que se lastime, va a jugar en cada uno de los partidos que quedan, cuatro de Baltimore en Nueva York y tres en Boston. Allí vendrá el punto final de una gran carrera como jugador y en cinco años al Salón de la Fama de Cooperstown. Jeter ya tiene 3,459 hits que le da el sexto lugar de todos los tiempos en esta lista y hace unos días llegó a 260 jonrones, una cifra redonda y espectacular para un shortstop y 20 cuadrangulares más que Roberto Clemente. Son 20 años de carrera con 542 dobles y 66 triples y 11,174 veces al bat. Será muy interesante ver si puede conservar ese promedio global de .310.