Con la tecnología de Google Traductor

Tommy al bat. Tomás Morales

Itzel Ubiarco

22, octubre 2014 - 8:47

22 octubre 2014. Tomás Morales

LA SAGA DE REALES Y GIGANTES
TANTO Kansas City como San Francisco tuvieron equipos famosos en las Ligas Menores más altas antes de llegar a ser equipos de las Mayores. Los dos rivales de la Serie Mundial ganaron campeonatos y grandes jugadores que luego fueron estrellas en la gran carpa estuvieron allí.
Por ejemplo, en San Francisco estuvo por décadas el equipo de las Focas con un precioso parque y en donde jugaron el gran Joe DiMaggio y sus hermanos Dominic y Vincent, con Lefty O’Doul siendo manager de muchos campeonatos. Joe DiMaggio impuso allí la marca de 71 juegos seguidos dando de hit en la Liga de la Costa del Pacífico.
Cuando los Gigantes se fueron a San Francisco en 1958 jugaron cuatro temporadas en el acogedor parque de la Focas con capacidad para 25,000 antes de que terminaran de construir el Candlestick Park en 1962 y para ese año tuvieron su primer campeonato como equipo de la bahía, perdiendo la Serie Mundial ante los Yanquis en siete juegos con Alvin Dark siendo el manager. Muchos fanáticos de la ciudad hubieran deseado que se llamaran Focas, pero se mantuvo viva la tradición de los Gigantes y las nuevas generaciones ya son solo Gigantes y las Focas son un recuerdo. Naturalmente, San Francisco es una de las ciudades más hermosas del país.
Kansas City no es una gran ciudad pero sí tranquila, presumiendo de tener la mejor carne del mundo para comer filetes. Por muchos años tuvieron el equipo de los Azules que fue la gran sucursal de los Yanquis y por allí desfilaron jugadores formidables.
Hubo un momento, en la década de los treinta, que los Yanquis llegaron a tener dos sucursales de clase más alta, ahora triple A, el Newark en la Liga Internacional y los Azules en Kansas City, y en 1938 establecieron una marca que nunca será igualada. Ese año los Yanquis ganaron el campeonato de la Liga Americana, la Serie Mundial, mientras Newark y Kansas City resultaron campeones también. Algo parecido a lo que han hecho los Diablos Rojos en nuestro beisbol. Ya desde hace tiempo ningún equipo de las Mayores tiene dos equipos de triple A.
Aquel Osos de Newark al final de la década de los treinta, el equipo que Babe Ruth no quiso manejar, es considerado el mejor en la historia de las Ligas Menores.
Kansas City llegó a Grandes Ligas en 1955 llevándose a los Atléticos de Filadelfia pero luego Charles Finley se los llevó a Oakland. Le dieron franquicia de expansión a KC en 1969 cuando ya tuvieron su gran estadio actual y fue bautizado como Reales. Su primer clásico fue en 1980 perdiendo con Filis.