Con la tecnología de Google Traductor

Tommy al bat. Tomás Morales

María Vega

22, diciembre 2014 - 9:06

22 diciembre 2014. Tomás Morales

LA IMPORTANCIA DEL UTILITY
POSIBLEMENTE el jugador que menos importancia recibe en un equipo es el que tiene la etiqueta de “utility” y que aunque nunca es titular llega a ser muy valioso ya que puede reemplazar a cualquiera de los infielders al poder jugar el shortstop, segunda y la tercera base. Generalmente son banqueros y no tienen demasiados turnos al bat en la campaña, pero es imposible vivir sin ellos en un equipo.
Juan Gabriel Castro, hoy flamante manager de los Águilas de Mexicali que pinta para campeón, se pasó 17 años en Ligas Mayores como “utility” y aunque nunca fue un buen bateador le alcanzaron las oportunidades que le dieron para conectar hasta 36 jonrones.
Casi nunca se habla de los que son llevados en un equipo como el “utility” del club pero el domingo me encontré con la noticia de que los Atléticos de Oakland han dado de baja al versátil y valioso Nick Punto que batea a las dos manos y puede jugar todas las posiciones del cuadro. Punto, que llegó a jugar en la Liga del Pacífico con los Tomateros de Culiacán, es de esos jugadores que puede estar bateando .220 y es un peligro con hombres en base. Puede ser tan molesto como un piojo en la cabeza.
Nick Punto fue el único de bajo sueldo en el grupo que pasó en el cambio masivo del Boston con los Dodgers hace dos años cuando se deshicieron de los millonarios Adrián González, Josh Beckett y Carl Crawford, tres jugadores con altísimos contratos, y Nick Punto fue metido en ese grupo para ser parte del equipo azul.
Este año estuvo con los Atléticos de Oakland sin pena ni gloria, con pocas oportunidades de jugar y para renovarle el contrato había que pagarle algo más de dos millones de dólares en la temporada que viene, un bajo contrato para un jugador tan versátil.
Ya con 37 años Nick Punto, uno de esos jugadores con mucha pimienta que pone alma y corazón en cada acción, se ha pasado la mayor parte de su vida en los campos de beisbol felicitando a los grandes estrellas que batean jonrones y pitchean para ganar.
También ha tenido su oportunidad de jugar como titular y en un año terminó bateando para .290, pero la esperanza de una muy buena carrera terminó pronto y tuvo que aceptar su puesto de “utility” hasta nuestros días. A los suplentes no les aguantan que se lastimen ya no juegan tantos partidos. Una vez un “utility” cubano al que llamaban “Sablón” le habló a su esposa para decirle que se había lastimado. Ella le preguntó: “¿A poco te caíste de la banca?”.
No son famosos, pero ningún equipo puede vivir sin un “utility”.