Con la tecnología de Google Traductor

Tommy al bat. Tomás Morales

Itzel Ubiarco

21, enero 2015 - 10:22

21 enero 2015. Tomás Morales

SERGIO GASTÉLUM, HÉROE OTRA VEZ
SE puede ser gran héroe dando un jonrón o con un simple toque de bola que se ha convertido en un arte por tantos jugadores que no saben ejecutarlo. Y en el juego del lunes, séptimo y decisivo del segundo play off en el Pacífico, Sergio Omar Gastélum fue el héroe al decidir con un toque de bola en que hubo también un tiro malo del pitcher a primera para que entrara la carrera del pase a la final, ganando Culiacán a Mexicali en 11 entradas.
El juego estaba empatado a ocho carreras gracias a un dramático jonrón de Dave Sappelt con dos outs en la novena entrada que le devolvió la vida a Mexicali. ¿Caballo que alcanza gana? No necesariamente. El juego siguió empatado a 11 innings cuando Meneses dio doblete en la parte baja contra Francisco Rodríguez y no hay duda que Águilas demostró una gran carencia de relevistas. El manager Benjamín Gil, que está a cuatro triunfos de debutar como manager con un campeonato, llamó de la banca al veterano y siempre útil Gastélum para que tocara la pelota y avanzara la posible carrera del gane a tercera. Es el mismo Sergio Gastélum que fue héroe infinidad de veces con los Diablos Rojos campeones del 2014 dando el batazo decisivo una y otra vez. Incluso iba a ganar el juego final con un jonrón, pero Pericos de Puebla empató y se fue arriba en el noveno inning, siendo a fin de cuentas Juan Carlos Gamboa el que dio el cuadrangular de la victoria roja.
Ahora la orden era el toque de sacrificio, logrando Gastélum la “planchita” perfecta de la avanzada a tercera y que se convirtió en la jugada de la victoria al tirar mal el pitcher. Nuevamente se demostró la importancia del toque de bola y ahora Tomateros irá a la final por la corona contra Jalisco que va a salir de gran favorito. Los equipos del Pacífico de este año han demostrado tantas carencias que se volvieron a reforzar con otro jugador para la final. Es la regla invernal de ¡Viva la Pepa!.
Abriendo la octava entrada el manager Juan Gabriel Castro, de Mexicali, tuvo la oportunidad de hacer la “Miguelina”, la estrategia de Miguel Ojeda en la final contra Puebla en que ya al final del primer juego quitó a su campeón jonronero Lindsey para traer a un buen tocador de bola y avanzar a su corredor.
Mexicali tenía hombres en segunda y primera sin out, perdiendo 6-8, pero esta vez no quitaron a Lindsey por un tocador y el jonronero, que ya había dado uno en el juego dio rola para out forzado en segunda. Lo peor de todo es que quitaron a Lindsey por un corredor emergente y ya no lo tuvo para su siguiente vez al bat.