Con la tecnología de Google Traductor

Tommy al bat. Tomás Morales

María Vega

19, octubre 2014 - 9:45

19 octubre 2014. Tomás Morales

LA BARREDORA AZUL
AUNQUE los jugadores de los Reales dicen que este asunto no tiene nada que ver en estos momentos, el equipo de Kansas City ya le ganó este año una serie por barrida a los Gigantes que van a ser sus enemigos en la Serie Mundial desde el martes. Reales y Gigantes ya se enfrentaron esta temporada y fue en el mes de agosto cuando en Kansas City el equipo azul, hoy campeón de la Liga Americana, barrió a San Francisco en una serie de tres juegos. Yost, manager de Kansas, nació por la bahía californiana y creció teniendo al Gigantes como su equipo favorito. Hoy sus adorados Gigantes van a ser sus enemigos.
El problema que se ve con los Reales de Kansas City es que su pitcher estrella James Shields no ha lanzado tan bien como lo puede hacer y se vio con brazo cansado en sus dos últimas salidas. Pero tampoco Bumgarner se vio tan bien en su salida del jueves con Gigantes.
El primer juego de aquella serie en agosto cuando nadie imaginaba que iban a ser los rivales en el clásico fue el día ocho con Reales ganando 4-2 sobre el estrella Bumgarner y con el manager Yost utilizando a su “trifecta” ganadora de relevistas con Herrera, Davis y Holland. En ese juego Billy Butler dio jonrón de dos carreras ante 28,387 espectadores.
El segundo fue el sábado nueve de agosto y los Reales ganaron 5-0 con trabajo completo de James Shields y un jonrón de Alex Gordon, perdiendo el veterano Tim Hudson. Aquí tuvieron casi un lleno de 35,514 espectadores y KC aseguró el partido con cuatro carreras en la séptima entrada.
Y el domingo 10 de agosto completaron la barrida sobre San Francisco por 4-2 ganando Danny Duffy y perdiendo Tim Lincecum. Ni a Duffy ni a Lincecum los vimos en los play offs.
En este encuentro en que Reales usó la barredora, Alex Gordon dio un cuadrangular de dos carreras en el primer inning. Son muchos jonrones en esa serie y en los play offs para un equipo que quedó en último lugar de voladas de barda. También hubo cuadrangular del catcher Salvador Pérez con uno en base en la cuarta entrada.
En el juego final hubo 27,359 espectadores en la casa de unos Reales que en el 2014 llegaron a casi dos millones de aficionados, aunque quedaron en onceavo lugar de 15 equipos. Con estos play offs ha vuelto la fiebre beisbolera. En esa última batalla el súper veloz, la liebre convertida en ser humano, Jarrod Dayson, dio de 3-3.
Así que Reales y Gigantes ya se conocieron en los primeros días de agosto y el resultado fue terrible para los Gigantes que lucieron como los Pequeños de San Francisco.