Con la tecnología de Google Traductor

ESTO...cadas. Don Volapié

Itzel Ubiarco

14, enero 2015 - 11:01

14 enero 2015. Don Volapié

BAJONAZO: Fue un verdadero bajonazo el que se registró con el brutal percance que sufrió Alfredo Ríos “El Conde”, el pasado domingo en la Plaza México, no tiene un hueso sano. La frase del diestro tapatío es elocuente al decir “me dio hasta debajo de la lengua”. Pero afortunadamente se va recuperando de las cornadas y los golpes, tanto de la pierna izquierda como de la mano derecha. Pero la resonancia magnética que le practicaron reveló que también tiene lesión de los ligamentos cruzados de la pierna izquierda. Lo de las heridas en un par de semanas ya estará bien, pero lo de los ligamentos, como una fractura, más que delicados son tardados en quedar bien. En un par de semanas volverá al quirófano el matador para una nueva cirugía la que lo pondrá en inactividad por espacio de cinco meses para volver a torear. Con toda entereza y optimismo recibió la noticia “El Conde” y con toda paciencia expresó: “si tardé ocho años en regresar a la Plaza México, podré aguantar cinco meses en volver a torear”. De momento le deseamos que siga recuperándose. Sobre el concurso de Pedro Gutiérrez “El Capea” en el cierre de la segunda parte de la temporada, hay que reconocer los muchos adelantos que mostró en su tauromaquia. Además de que estuvo en torero y valiente, ante toros que eran un galimatías y les hizo lo que se les tenía que hacer. Prácticamente fue el triunfador al tener petición nutrida de oreja que no se concedió por lo defectuoso de la estocada.
BIEN DIRIGIDA: Pero a cambio de los tragos amargos vienen las hojuelas sobre miel y el domingo estaremos viendo a un joven matador de toros que dará mucho de qué hablar, pues no es un torero de papel. Es un auténtico torero: Juan Pablo Llaguno quien vendrá a ratificar su título de matador de toros que se lo ha ganado con todas las de la ley. En la Plaza México lo demostró en sus cinco tardes en que actuó como novillero cortando cuatro orejas y terminando como triunfador en dos temporadas para que se le premie con el trofeo Joselito en dos ocasiones consecutivamente. desde luego pensamos que no desentonará ante la presencia de su padriono Enrique Ponce y de su testigo Juan Pablo Sánchez. En Juan Pablo Llaguno vive un torero que dará mucho de qué hablar. Y esperemos que firme sus faenas con sendas ESTO… cadas.