Con la tecnología de Google Traductor

Tommy al bat. Tomás Morales

Itzel Ubiarco

13, agosto 2014 - 9:42

13 agosto 2014. Tomás Morales

CUANDO iba a comenzar la Serie Mundial de 1945 entre los Cachorros de Chicago y Tigres de Detroit en la última temporada de los llamados años de la guerra, 1944 y 45 sobre todo, un cronista de Chicago llegó a comentar en forma irónica que no daba ningún pronóstico porque pensaba que ninguno de los dos equipos tenían el plantel necesario para poder llegar a ganar cuatro juegos. A fin de cuentas los Tigres ganaron en siete juegos a los Cachorros en la última visita de ese equipo a una Serie Mundial.

Esto mismo se puede aplicar a los equipos que podrán estar en el play off de la zona norte, ya que cada uno de ellos tiene serios problemas en sus cuerpos de pitcheo. Jugándose en parques que son muy buenos para los bateadores menos ayuda a los equipos de la zona norte a poder salir adelante en su departamento de lanzadores.

Los seis equipos con posibilidades de play off tienen los siguientes promedios de efectividad: Tijuana con 4.41, Monterrey en 4.74, Monclova con 4.90, Diablos Rojos en 5.02, Unión Laguna con 5.20 y Saltillo en 5.30.

Como vemos, aquel célebre dicho de Connie Mack de que el pitcheo es el 75 por ciento del beisbol no parece encajar en la zona norte de la Liga Mexicana. Los seis equipos tienen cuando mucho a dos abridores confiables, en buenos momentos, pero alguno de ellos no tienen ni siquiera a uno.

En el caso de los Diablos, que van a terminar ganando de calle el lugar de honor la zona de la leña barata, están el zurdo Arturo López en una gran temporada y el derecho Marco Antonio Duarte teniendo un gran final desde que lo devolvieron al cuerpo de abridores. Los Toros de Tijuana tienen a José Contreras y Ramón Ortiz, pero este último ha aflojado después de comenzar muy bien.

El problema no radica solamente entre los pitchers abridores sino también entre los relevistas y Monterrey tiene por ejemplo a un Osca Villarreal que ha dejado de salvar infinidad de partidos y con los Rojos ha tenido una decaída Manny Acosta mientras su preparador Juan Sandoval está terminando como el brazo más confiable del bullpen. Manny ha salvado 19 juegos pero su promedio de carreras limpias ya anda por los 3.93 y últimamente no ha estado bien.

La escasez de pitcheo es general en el beisbol, incluyendo las Ligas Mayores, por tantos brazos lesionados. Por ejemplo, los cinco abridores con los que comenzó la temporada el Yanquis llegaron a estar todos en la lista de lesionados. Y también en Ligas Menores buscan nuevos pitchers con la linterna de Diógenes.

El ganador del norte lo va a tener que hacer basándose en leña.