Con la tecnología de Google Traductor

Tommy al bat. Tomás Morales

María Vega

11, enero 2015 - 10:29

11 enero 2015. Tomás Morales

EL REY DEL PONCHE
AHORA que entraron al Salón de la Fama de Ligas Mayores pitchers ponchadores encontramos que desde hace tiempo no hemos visto a esos grandes fabricantes de terceros strikes en nuestra Liga Mexicana y el récord de todos los tiempos, que tal parce va a durar para siempre, es el de 309 ponches en una campaña, logrado por aquel pitcher derecho cubano José Ramón López que en 1966 logró alcanzar y rebasar con Monterrey la marca de 300 abanicados. Es el único en la historia, como los 3004 hits de Jesús Sommers, las 30 victorias de Ramón Bragaña en un año, los 54 jonrones de Jack Pierce o los 100 robos del americano Mike Cole en la campaña de 1988.
Aunque nuestros pitchers jóvenes tiran más fuerte que antes, no ha surgido un brazo como el del cubano de los ojos claros, quien tuvo su prueba en las Ligas Mayores, pero tuvo sus lesiones.
“Chito” Ríos es el rey del ponche en la Liga Mexicana con 2,549 pero sólo tuvo una campaña con 200 struckouts y Francisco Campos, que comparte con ‘Chito’ la marca de ser cinco veces el campeón de chocolates, nunca se acercó a los 200. En realidad el último en alcanzar los 200 ponches lo fue aquel zurdo carismático, Ravelo Manzanillo, que en el 2001 con Leones de Yucatán ponchó a 202. Hace un año el líder de ponches lo fue el cubano José Contreras con 140.
Naturalmente las temporadas son más cortas ahora y cuando José Ramón López ponchó a 309 fue una de 140 partidos. Martín Dihigo fue cuatro veces campeón de ponches y tres veces pasó de los 200, con 211 siendo su marca mayor en 1942 en una temporada de solamente 88 encuentros. El zurdo cubano Lino Donoso ponchó a 235 en 1952 en 90 partidos y el también zurdo dominicano ‘Guayubín’ Olivo abanicó a 233 con Poza Rica. Tanto Donoso como ‘Guayubín’ tuvieron sus temporadas en la Gran Carpa.
José Ramón López fue tres años seguidos el líder de ponches aquí, aunque con 213 y 201 las otras dos veces. En las Mayores el récord desde el siglo XX lo tiene Nolan Ryan que en 1973 ponchó a 383 para superar por uno solo la marca que había dejado el formidable Sandy Koufax en la temporada de 1965, el año que llevó a los Dodgers de Los Ángeles al campeonato y al triunfo en la Serie Mundial sobre Mellizos de Minnesota, ganando el séptimo y decisivo partido 2-0 para demostrar que era el rey.
En la Liga Mexicana después de los 309 ponches de José Ramón López están los 239 de Enrique Romo con los Diablos Rojos en 1976. Con todo y su velocidad, posiblemente arriba de las 95 millas, José Ramón no fue un pitcher ganador y en 11 años de Liga Mexicana tuvo 130-138.