Con la tecnología de Google Traductor

Tommy al bat. Tomás Morales

María Vega

10, enero 2015 - 10:49

10 enero 2015. Tomás Morales

SALóN DE LA FAMA CASERO
TERMINA la semana del Salón de la Fama en Ligas Mayores y como epílogo nos podemos preguntar si el jugador es igualmente feliz con estar en el templo de inmortales del equipo con el que jugó o hay mucha diferencia con ser elegido a Cooperstown. Obviamente usted me va a decir con razón el Salón de la Fama es lo máximo, pero de una manera tiene mayor mérito estar entre los números retirados de un equipo.
La explicación es que para entrar a Cooperstown muchos de los votantes no vieron jugar a ese pelotero, no llegan a conocerlo bien porque no lo vieron muy seguido y otros por prejuicios o porque simplemente no han aprendido mucho de beisbol en los años que llevan en el medio.
Sin embargo cuando a un jugador o manager lo reconocen en el equipo donde tuvo grandes temporadas es un premio totalmente genuino, un honor muy merecido por dejar tan alto el uniforme del equipo. Desafortunadamente hay organizaciones como los Dodgers de Los Ángeles en las Grandes Ligas y los Tigres en la Liga Mexicana que no retiran los números de sus grandes estrellas y eso sí que es una lástima. Los Dodgers solamente retiran los números de los jugadores que son elegidos al Salón de la Fama y no puedo comprender como un Junior Gilliam, que nunca fue un gran estrella de su equipo, tenga su número retirado por haber sido elegido a Cooperstown y el 34 de Fernando Valenzuela no porque posiblemente nunca va a ser elegido al templo de inmortales.
Por cierto me imagino que al cumplir los 90 años, la Liga Mexicana va a retirar el número 34 en honor a Fernando Valenzuela como lo hizo con el 21 de Héctor Espino. Valenzuela ya fue elegido al templo mexicano que ahora está en proyecto de construcción ya que la compañía que lo patrocinaba no existe y fue comprada por una empresa holandesa que no sabe nada de beisbol.
Una buena noticia antes de finalizar el año y durante el anuncio del nuevo estadio de los Diablos Rojos en la ciudad de México es que se anunció que allí va a estar un Salón de la Fama dedicado al equipo escarlata para que los aficionados que van al parque lo visiten como un gran plus el día que vayan al juego de pelota.
Yanquis tiene el parque de monumentos más grande con las placas y los números de todos los que fueron de gran importancia en la historia del equipo. Y es obvio que tengan más números retirados ya que es el único que ha ganado 40 campeonatos de Liga Americana y 27 Series Mundiales. Ser reconocido por el equipo donde se jugó es una gran satisfacción tan agradable como estar en el gran Salón.