Con la tecnología de Google Traductor

Tommy al bat. Tomás Morales

ESTO

9, marzo 2015 - 10:26

09 marzo 2015. Tomás Morales

AMPAYER DETRÁS DEL PITCHER
HACE unos días el ampayer que estaba trabajando en home sufrió una lesión en el brazo para tener que salir del partido, y el jefe de la cuarteta, el mismo señor Joyce que le robó un juego perfecto a Armando Galarraga, ahora en la Liga Mexicana, decidió que mientras otro de los azules iba al vestidor para ponerse los arreos necesarios para estar en home siguiera el juego con dos ampayers, el de home trabajando detrás del pitcher y el otro en las bases. Los managers de los dos equipos estuvieron de acuerdo en seguir jugando de esa manera, ya que solo iban a ser unos cuantos minutos y no tendrían que esperar ese tiempo sin hacer nada. Así estuvieron hasta que apareció ya con su peto, careta y rodilleras el azul que iba a tomar el puesto del lesionado Clark, el mismo que hace unos meses confesó que era del otro bando, que era homosexual.
Y ya con un ampayer en home y dos en base, tipo Liga Mexicana, continuó el juego hasta el final.
Lo interesante de esta buena decisión del ampayer Joyce es la pregunta que uno se hace: ¿Dónde ve mejor el ampayer para cantar strikes o bolas? ¿Detrás del home como se acostumbra, o detrás del pitcher? Desde que inventaron la cámara del jardín central que nos pone detrás del pitcher y se ve claramente si el pitcheo fue bola o strike los ampayers han quedado bajo unos rayos X crueles y al terminar el juego usted puede estar seguro si el hombre de azul estuvo bien o mal en el conteo de bolas y strikes.
Cuando jugué mis primeros juegos como adolescente me acuerdo que solo había un ampayer y estaba detrás del pitcher, cantando bolas y strikes, y se ponía hasta en una silla para no cansarse, ya que recuerdo que era un hombre entrado en años. Ya en los juegos llaneros en el DF a veces no había ampayers y un jugador suplente de cada equipo se ponía a cantar bolas y strikes detrás del montículo. Como yo estaba en la banca estuve trabajando detrás del pitcher cantando bolas y strikes en un juego.
He llegado a pensar que un ampayer detrás de la lomita alcanza a ver mejor los pitcheos que detrás del plato, pero naturalmente es imposible colocar a un juez detrás del lanzador por razones obvias. En primer lugar va a estorbar muchas acciones del partido y lo peor es que el hombre de azul estará expuesto a recibir un golpazo tremendo y hasta que lo puedan matar de una línea en la cabeza.
Pero esa decisión de Joyce, sobre todo en un juego de entrenamiento, se antoja genial. Podría usarse en otra ocasión que suceda para no tener que enfriarse el pitcher mientras otro ampayer se pone los arreos.