Con la tecnología de Google Traductor

Tommy al bat. Tomás Morales

Itzel Ubiarco

6, noviembre 2014 - 8:54

06 noviembre 2014. Tomás Morales

MISERABLE LA VIDA
DE UN MANAGER
POSIBLEMENTE el ser manager es el único empleo en que la mayoría de las veces se vive cada día pensando en que el cese puede llegar tan pronto como hoy o mañana. Por ejemplo Matías Carrillo que tuvo una carrera formidable después de salir de la Academia de Pastejé que incluso le dio oportunidad de jugar Ligas Mayores, pero llegó la hora del retiro y fue obvio que el estandarte del Tigres fuera nombrado manager del equipo. Ganó un campeonato como manager en el 2011 pero para el 2013 fue cesado cerca el final del rol y entró Roberto Vizcarra por él para ganar otro título.
Matías pasó de manager a Yucatán donde el equipo no funcionó y para este año estuvo como timonel de reemplazo con Tijuana que hizo un buen esfuerzo pero no calificó.
En invierno hizo campeón a Hermosillo, el equipo espejismo ya que durante los play offs y la Serie del Caribe se armó de tantos refuerzos para conquistar los dos títulos. Pero cuando le quitan todos los refuerzos ya que eran de otros equipos, los naranjas no ganaban y llevaban marca de 7-13, en último lugar cuando vino el cambio. Apenas le dio tiempo a Matías de recoger su anillo de campeones unos días antes.
Los gerentes nunca tienen la culpa, siempre es el manager el causante de la debacle. Y como pasa casi siempre el equipo que estrena manager gana el juego como pasó con Adulfo Camacho al timón.
Desgraciadamente para los managers en ocasiones funciona el cambio de timonel y ya vimos lo que pasó en Puebla en la pasada Liga Mexicana, con Joe Álvarez llegando a los Pericos para poner al equipo en la final.
En Ligas Mayores los managers están menos expuestos al firmar la mayoría contratos por dos o tres años garantizados, pero acabamos de ver el caso de los Cachorros de Chicago con Rich Rentería que fue cesado solo porque Joe Maddon estaba disponible. El gerente Theo Epstein aceptó que fue injusto con Rentería del que dijo había hecho un buen trabajo y hablaron muchas veces de los planes para el 2015, pero ya no hubo año siguiente para el manager de padres mexicanos.
Como decía Preston Gómez, el prestigiado manager cubano que manejó a tres diferentes equipos en Ligas Mayores después de ser timonel de los Diablos Rojos, “los managers debemos de tener las maletas siempre listas porque en cualquier día llega la hora de marcharse”.
Es por ello que nadie sufre tanto en un equipo durante las malas rachas como el propio manager. Una mala racha es como las banderillas al toro que con ello parecen avisarle que se acerca a la hora final.