Con la tecnología de Google Traductor

ESTO...cadas. Don Volapié

ESTO

6, marzo 2015 - 10:44

06 marzo 2015. Don Volapié

A UN TIEMPO: A caballo regalado no se le ve el colmillo y los alternantes de esta noche en la plaza Provincia Juriquilla, de Querétaro, no se hicieron disimulados, sino simplemente aceptaron torear porque son toreros y desean aprovechar la oportunidad, más que de echar capa, demostrar su capacidad taurina para que el público y empresarios volteen a verlos para sus futuras promociones. Están conscientes de que es una lotería torear un toro. Si este se presta para el lucimiento le harán la faena o de lo contrario le buscarán las cosquillas con tal de buscar la forma de realizarla. Lo cierto es que el horno no está para bollos y con tal de torear le salen al pinto como al colorado. Torean poco y no pueden ponerse exigentes. Ahora lo que les hagan a los toros de Huichapan será valorado en toda la extensión su labor. Fueron aprobados y el que menos pesó fue media tonelada. Los demás andan pasados de la media. Además de su edad y peso son toros que por su raza y su buena crianza hay que poderles. Y estamos seguros que la empresa encontrará más de un torero, porque todos están en la mejor forma de salir triunfadores y con ello lograr su repetición en la corrida de triunfadores. Lo que sí diremos es que hay mucho ambiente y los asistentes pasaran una noche muy taurina, tanto por los alternantes como por el ganado a lidiarse.
BUSCANDO LA CRUZ.- A últimas fechas se vienen anunciando pomposamente carteles de mano a mano entre el rejoneador navarro Pablo Hermoso de Mendoza y la amazona Mónica Serrano. No deseamos de ninguna forma demeritar la posición de la rejoneadora, pero dista mucho de manos a mano entre el extraordinario rejoneador y la todavía novata Mónica. Pensamos que es una cortesía del mejor rejoneador del mundo. Lo que se debe de ver es que Mónica, aún inexperta rejoneadora, debe aprovechar alternar con un caballero como lo es Pablo y que lo que debe hacer es asimilar la forma de torear de Pablo aprender su forma de torear y el de conducir a sus cabalgaduras. Se ha visto con tristeza los constantes tumbos que ha sufrido Mónica, quien se ha salvado de percances mayúsculos. Lo que hay que alabar en Mónica es el valor que ha tenido, que a pesar de los tropiezos se ha levantado para seguir toreando. Tiene un valor extraordinario. Y esperemos que sean certeras las ESTO… cadas.