Con la tecnología de Google Traductor

Tommy al bat. Tomás Morales

Itzel Ubiarco

1, diciembre 2014 - 9:31

01 diciembre 2014. Tomás Morales

CERCA DEL DRAFT DECEMBRINO
ESTAMOS a unos días de que en la ciudad de San Diego, donde este año se va a celebrar la Convención Anual de Ligas Mayores y Menores, se lleve a cabo el draft de la Regla V, donde podrían estar involucrados peloteros mexicanos que ya han jugado en algún momento en ligas americanas. Por ejemplo Japhet Amador, líder de jonrones en invierno, y que ya interesó a los Astros de Houston, podría ser elegido por algún otro equipo si es que no está protegido en la lista de intocables que llega a 40 por equipo.
Se recuerda que hace unos años, en el draft en Orlando, Florida, los Reales de Kansas City se llevaron por 25,000 dólares, una ganga, al pitcher mexicano que tuvo formidables temporadas de cerrador azul antes de lesionarse el codo y tener que ser sometido una tercera operación en el codo. Para cuando Soria fue drafteado estaba teniendo un invierno de orejas y rabo con juego perfecto y todo, por lo que Roberto Mansur le aconsejó a Kevin Towers, entonces gerente del Padres de San Diego y que tenían el contrato del lanzador mexicano, para que lo protegiera en la lista de los 40. Pero Towers pensó que tenerlo en la lista de clase triple A era suficiente y de esa manera los Reales se lo quitaron de las manos a los Padres y de paso a los Diablos Rojos.
Arturo López es otro que está en posibilidad de que se vaya en el draft, mientras Juan Carlos Gamboa, por ahora en un lista de Ligas Menores, posiblemente de clase doble A, podría ser obtenido por otra organización a precio más bajo.
Ahora bien, el jugador que sea drafteado de clase triple A, deberá jugar en las Mayores al año siguiente y si lo bajan a las Menores el club que lo tenía podrá recuperarlo en la misma cifra de los 25,000 dólares.
O sea que exponen my poco dinero para luego poder recuperarlo si ese jugador no los convence en los entrenamientos de primavera. Luis Ayala, ahora propiedad de los Olmecas de Tabasco, podría ser también obtemido por un club de las Mayores en 25,000 dólares.
Será una convención en que los Diablos Rojos van a recibir el trofeo de Ejecutivo del Año de la Liga Mexicana acompañando a los ganadores de todos los demás circuitos. Fue por cierto en 1965 la primera vez que la Asociación Nacional dio el primer trofeo de esta naturaleza a México y el ganador lo fue entonces Jorge Pulido, del Tigres. Igualmente será una convención festiva al ser reconocido Mike Brito como Buscador del Año y es que nadie ha tenido más fe a los jugadores mexicanos entre la gente de Ligas Mayores que Mike Brito, quien ha logado que 35 de sus jugadores firmados hayan alcanzado las Ligas Mayores.