Con la tecnología de Google Traductor

10, junio 2023 - 18:29

┃ Elihu Llano

Kevin de Bruyne fue clave en el City de Guardiola / Foto: Reuters

Cuando el Kevin de Bruyne de 15 años abrió la puerta de su casa, encontró a su madre llorando. Rápidamente fue a abrazarla y preguntó si algún familiar había fallecido, pero la realidad es que había recibido la noticia de que no lo querían de regreso en Bélgica.

TAL VEZ TE INTERESE: ¿Oasis regresa? Esto se sabe luego de la victoria del Manchester City en Champions League

La cuestión es que mientras militaba en las Fuerzas Básicas del Genk, la madre de Kevin llegó a un arreglo con los propietarios de una casa cercana a las instalaciones del club -él y sus padres vivían en Drongen a más de 150 kilómetros de distancia- para darle asilo durante un año.

Una vez que concluyera el tiempo, el joven regresaría con sus padres biológicos para pasar las vacaciones. Y, posteriormente, continuar con el ciclo de entrenamiento.

No obstante, la familia con la que Kevin vivió durante un año, mandó una carta al equipo para deslindarse del acuerdo y que el jugador no volviera con ellos. Ya que nunca soportaron que fuera ‘tímido y callado’.

“Ese día estuve disparando un balón contra una pared durante horas. Me dije en voz alta que todo iba a estar bien” relató el jugador para ‘Players Tribune’.

De Bruyne se había encariñado con la familia que vivió durante 12 meses. Respondió con altas calificaciones en la escuela y un ascenso en las divisiones inferiores del Genk. Incluso, le habían dicho que lo esperaban con ansias al término de sus vacaciones, pero una vez que se fue, se enteró de la verdad.

“Me sentía abandonado. Recuerdo ver mucho a mi madre llorar mucho y hubo unas palabras que se quedaron en mi cabeza para siempre: no me querían por ‘ser quien era“, reveló.

En un momento de valentía propia, De Bruyne regresó al club y, en un partido con el segundo equipo, entró de cambio y anotó cinco goles. Hecho que provocó su entrada a la plantilla de Primera División y posterior debut.

En palabras del mismo jugador, la familia externa se enteró de lo sucedido y lo contactó de nuevo. Trataron de hacerle entender que todo fue un mal entendido. Pero De Bruyne no aceptó la propuesta:

“Se acercaron a mí (la familia) como si fuera todo un malentendido. Ahora lo veo como un momento divertido, pero por entonces yo me sentía muy triste. Les dije: ‘No, me tiraste a la basura. Ahora me va bien y quieren que vuelva, ¿no?” concluyó.

Desde aquel día, el mediocampista empezó a destacar con goles y asistencias en Bélgica, fue fichado por el Chelsea de la Premier League y finalmente encontró lugar en el Manchester City. El belga se convirtió en un indiscutible en el esquema de Josep Guardiola y cumplió su meta personal de poder ganar una UEFA Champions League, la primera en la historia de los citizens.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace