Con la tecnología de Google Traductor

17, diciembre 2022 - 17:44

┃ David Segoviano / ENVIADO

La Mezquita es la más grande de Doha. Fotos: David Segoviano / Enviado

Doha.- Con el característico alminar, la torre de las mezquitas desde donde se hacen los llamados a la oración, y sus 93 cúpulas (65 en la estructura exterior y 28 sobre la sala principal de oración), la mezquita del Imam Muhammad bin Abdul Wahhab es la más grande del país, con capacidad para 30 mil creyentes. Inaugurada en 2011, aquí conviven las más arraigadas tradiciones del islam con una moderna imagen que, sin embargo, conserva las líneas clásicas de la arquitectura árabe.

NO TE LO PIERDAS: Carreras de camellos, el deporte más importante en Qatar, ¡Los jinetes son robots!

En su interior suena solemne la voz de Abdullah, un español nacido en Barcelona hace 45 años y bautizado en la fe católica como Jorge. Poco antes de los 20 años decidió que su formación cristiana no satisfacía sus necesidades espirituales y encontró en el islam una doctrina que lo llena más. Hace 26 años de su conversión y 11 desde que llegó a Qatar, donde es el guía en castellano de la masjid, como se le llama a la mezquita en árabe.

Ubicada apenas a kilómetro y medio de Al Corniche, abarca un área de 175 mil metros cuadrados.

Pero Abdullah no se detiene a hablar de arquitectura, diseño o infraestructura. Su trabajo es difundir el islam, tratar derrumbar mitos y acercar a los visitantes a la religión. No es un proceso de adoctrinamiento, aclara. Es sólo un divulgador. Que la gente que visita el país conozca la cosmovisión de los musulmanes.

El islam, explica, coincide con el cristianismo y el judaísmo como religiones monoteístas y, de hecho, comparten profetas históricos, incluido Jesús, solo que no lo consideran hijo de Dios ni creen que fue crucificado, sino que fue salvado antes por Allah. El regreso de Jesús a la tierra será, por cierto, una de las señales del fin del mundo.

Pero, escuchar la palabra de los profetas no significa adorarlos ni serles devoto. Es otra diferencia básica para los musulmanes: no necesitan intermediarios para hablar con Dios, ni santos ni ángeles, pues el primero de los cinco pilares del islam es la profesión de fe y reconocer que “no existe ningún Dios excepto Dios, y Mahoma es su profeta”.

Abdullah cuenta todo esto mientras camina por los pasillos de mármol color tierra y bajo enormes candelabros. A través el inmenso patio principal la luz del sol baña el recinto y hace resaltar las sombras de los arabescos que llenan el lugar. Responde paciente a las preguntas de un grupo de argentinos, que insisten en comparar cada palabra y cada concepto con su formación católica.

Antes de entrar al salón principal de oración, donde caben hasta 11 mil creyentes, los visitantes deben quitarse los zapatos. Adentro, la alfombra roja cubre toda el área, desde las puertas de entrada hasta las que dan al exterior. Todas labradas en madera, con vitrales y herrería dorada. Al centro se encuentra el mihrab, el nicho semicircular que indica la dirección de La Meca, en Arabia Saudita, la ciudad sagrada hacia donde los creyentes deben dirigir sus oraciones.

TE PUEDE GUSTAR: Qatar 2022: La Perla; Una replica de Venecia en el país mundialista

Pero la charla debe apresurarse. En unos pocos minutos sonará desde el alminar el llamado a la oración y los visitantes deben abandonar la sala principal. Afuera hay dispuestas varias filas de sillas para observar a los creyentes. Sin grabar ni tomar fotografías, por respeto. Porque islam significa eso, sumisión, someterse a la voluntad divina. Y para hablar con Dios, deben evitarse todas las distracciones. Es la voluntad de Allah.

TE PUEDE INTERESAR: Qatar 2022: Katara, una experencia excéntrica en Doha que maravillará al mundo (FOTOS)

¿QUÉ DICE EL LLAMADO A LA ORACIÓN?

Por los altavoces de toda la ciudad se escucha el llamado a la oración en árabe. “Dios es grande / Testifico que no hay más dios que Dios / Y testifico que Mahoma es su último profeta / Acudan a la oración / Acudan a la salvación”, es parte del adhan, el llamado al salat, las cinco oraciones del día, obligatorias para los creyentes del islam y que cambian de horario según la época del año.

Fajr/Subh: Justo al amanecer, cuando sale el sol por el horizonte.

Duhur: Cuando el sol llega a su zénit, al mediodía.

Asr: Cuando el sol empieza a bajar, a media tarde.

Maghrib: Cuando se pone el Sol.

Isha: Por la noche, cuando ya no hay luz en el cielo.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí