Con la tecnología de Google Traductor

Un quijote para el arbitraje. Armando Archundia

Itzel Ubiarco

13, agosto 2014 - 9:05

12 agosto 2014. Armando Archundia

CON el gusto de saludarles, amables lectores del Diario de los Deportistas y de “Un Quijote para el Arbitraje”. La jornada cuatro trajo partidos interesantes, así como grandes trabajos arbitrales, sin duda fue la jornada mejor arbitrada, ya que se realizaron en general trabajos consistentes entre los jóvenes y los internacionales, sólo algunos siguen mostrando que vienen en caída libre, ya que, como lo he mencionado, fueron mal asesorados y no levantan, por el contrario, van bajando, a pesar de las grandes condiciones técnicas que poseen.
A partir de esta colaboración seré un poco diferente en mi análisis de los trabajos arbitrales, por sus comentarios y sugerencias que he recibido, para que usted, amable lector, vaya entendiendo de mejor forma el trabajo de los señores árbitros. Voy a resaltar los puntos buenos y les daré consejos de acuerdo con mi opinión de puntos a mejorar para que puedan seguir creciendo, motivo por el cual mi columna, en cuanto al análisis del trabajo se refiere, la haré en dos partes, es decir, los primeros cinco partidos y después los cuatro restantes, agradeciendo el favor de su lectura y seguirme aceptando con sus comentarios y sugerencias.

Monarcas vs. Tijuana, árbitro Fernando Guerrero, le dio continuidad al juego, buscó una ubicación adecuada para tomar las mejores decisiones, como fue el caso del penal que le sanciona a Monarcas cometido por Carlos Adrián Morales, al sujetar de la camiseta al delantero de Xolos, lo toma con un buen ángulo de visión, por lo que indicó muy bien esta infracción. Sigue creciendo como árbitro, tomando con seriedad su labor, mostró las tarjetas amarillas cuando lo consideró oportuno para controlar los ímpetus de los jugadores, como el caso de Cristian Pellerano, que cometió una infracción temeraria.
Puntos a mejorar: considero que al momento de mostrar una tarjeta amarilla debe tener una distancia de no menos de dos metros del jugador, haciéndolo como lo establece el gráfico de la regla 12, sin azotarla en forma de enojo, esto le resta personalidad, causando incluso malestar en los jugadores. Lo asistieron muy bien Marvin Torrentera y Cristian Espinosa.

Veracruz vs. Monterrey, árbitro Roberto García, está tomando el liderazgo del arbitraje mexicano, siendo ahora de los más experimentados; dio continuidad al partido, fue preventivo con los jugadores al dialogar primero para posteriormente mostrar las tarjetas amarillas, como lo hizo con los siguientes jugadores: Adrián Cortez, de Veracruz, Orozco, Juárez y Zavala, de Monterrey, estos dos últimos por infracciones temerarias, lo cual hizo en forma adecuada. Los puntos a mejorar en mi opinión son: ahora que puede ser el líder del arbitraje mexicano será ejemplo de varios árbitros jóvenes, por lo que no debe permitir desaprobaciones ostentosas sin que tome medidas reglamentarias y tratar de controlarla con gritos o regaños que no le han dado resultados; otro punto, la amonestación que le hace a Jonathan Orozco por retardar la reanudación del juego, la hace en forma incorrecta, ya que este jugador estaba sacando las serpentinas que lanzaron los aficionados del equipo local, su criterio para estas situaciones tiene que ser más objetivo, ya que al final esta tarjeta no se justificó porque este equipo perdió. Cuando se va a ejecutar un tiro libre debe buscar una posición que le permita observar los incidentes que ocurren dentro del área, así como lo que sucede con la barrera, ya que en un tiro libre ejecutado por Suazo el balón fue desviado en forma deliberada por el brazo del jugador Borja de Veracruz que hubiera representado otro tiro libre en mejor posición y una tarjeta amarilla para el jugador infractor. Fue asistido por Marcos Quintero y Mario López.

Cruz Azul vs. Puebla, árbitro Miguel Ángel Chacón, tuvo control del juego al estar tomando decisiones buenas conduciendo el partido, amonestó a los jugadores cuando lo consideró necesario; la expulsión que le hace a Michael Orozco de Puebla lo toma muy bien ubicado por eso observa el golpe que propina este jugador a Pavone en la cara, tomando con esta acción el juego, llevándolo a buen fin. Puntos a mejorar de acuerdo con mi consideración: tiene que entrar al terreno de juego convencido de lo que va a realizar sin importar el lugar que estén ocupando los equipos (no cargar mentalmente con culpas que no son suyas) porque en varias ocasiones hubo faltas claras que tardaba en sancionarlas para evitar las desaprobaciones de algún entrenador o jugador, como el caso del manotazo que le da en la cara Loroña a Fabián. Otro punto es que no debe perder de vista las situaciones que se producen dentro de las áreas penales cuando el balón se está jugando en las bandas y pueden venir el centro al área de penal, como el incidente donde Michael Orozco sujeta en forma ostentosa a Pavone dentro del área poblana, sin que sancionara la falta de penal. Tiene muchas cualidades, lo importante es que siga creyendo en él mismo. Fue asistido por Jesús Sevilla y Jimmy Acosta (quien tuvo un par de decisiones muy acertadas).

Tigres vs. América, César Arturo Ramos dio continuidad al juego, su sobriedad le permite tener ascendencia sobre los jugadores, busca siempre una buena ubicación para tomar las decisiones que van acordes con el juego, mostró las tarjetas cuando lo consideró oportuno para controlar el juego, hubo una decisión que no la aprecia en forma correcta, como fue el caso de Damián Álvarez, a quien amonesta por fingir haber sido objeto de una falta, cuando fue sujetado por el defensor americanista.
Puntos a mejorar en mi consideración: debe retomar el camino que lo llevó a tener su insignia de árbitro internacional, debe arbitrar para él, tomar lo que le sirva de sus instructores y desechar lo que le está afectando en su crecimiento arbitral; cuando hay jugadores que quieren confrontarlo, no debe salir corriendo siempre; hay momentos en que debe mostrar personalidad y detenerse, él estar corriendo tal parece que lo hace para huir del problema, esto lo debe usar como un recurso, no como sistema, tiene que sonreír en determinados momentos del juego, es decir, que se note que disfruta su trabajo y no que esté demasiado tenso, ya que eso demuestra inseguridad. Fue asistido por Salvador Rodríguez y José Santana.

Santos vs. Querétaro, árbitro León Vicente Barajas, sigue mostrando sus cualidades a pesar de ser su segundo juego en la Primera División, le dio mucha continuidad al partido, aplicando varias veces la ventaja, lo cual ayudó a conducir el juego, tiene una buena lectura del partido, lo que le ayuda a tomar decisiones acordes con él mismo, ganando credibilidad por parte de los jugadores. El penal que indica en favor de Querétaro por la falta que hizo el defensa de Santos lo juzga en forma correcta, amonestando al defensor lagunero; amonestó bien a otros jugadores, tomando el control del partido. Puntos a mejorar en mi consideración: cuando un defensor pierde el balón a la salida y después comete una infracción para que el delantero no avance (como el penal), no debe precipitarse al mostrar la tarjeta, primero debe hacer un análisis donde se pregunte por qué el defensa comete la falta o para qué. Ahí tendrá la respuesta, ya que, en mi opinión, además del penal que sanciona pudo mostrar la tarjeta roja porque el defensa corta una oportunidad manifiesta. Son sus primeros juegos en la Liga MX, por lo que para hacerse de un nombre debe tomar las indicaciones apegadas a las reglas de juego, sin que los comentarios previos al juego hechos por jugadores o entrenadores afecten sus decisiones. Lo asistieron Miguel Hernández y Jesús Sevilla.
Gracias, lectores de “Un Quijote para el Arbitraje”, por sus comentarios y sugerencias Twitter @aarchundia896.