Con la tecnología de Google Traductor

6, noviembre 2023 - 16:43

┃ Yael Rueda

Chelsea aprovechó la situación para golear al Tottenham / Foto: Reuters

El Chelsea se impuso a un Tottenham Hotspur con nueve jugadores en un encuentro que tuvo tres goles anulados por el VAR, un penalti, dos tarjetas rojas y un ‘hat trick’ final de Nico Jackson.

Tal vez te interese: Emma Hayes dejará el Chelsea al final de la temporada y ya tendría nuevo equipo

Fue una guerra, una auténtica batalla, un partido de otra época e impredecible en un fútbol tan predecible como el actual, en el que cada detalle parece estar medido al milímetro. Eso sí, la tecnología apareció para revisar las decisiones. Eso fue lo único tecnológico en un partido que pareció de una época pasada.

Con un Tottenham invencible y un Chelsea incapaz de ganar a nadie, el gol a los seis minutos de Dejan Kulusevski, pareció marcar el rumbo del partido y detonar otro desastre de los de Stamford Bridge. Ocho minutos más tarde, Son marcó el 2-0 que puso en la cuerda floja a Pochettino, para su buena fortuna, fue anulado.

Unos minutos después, Raheem Sterling también hizo lo suyo. El VAR reapareció para anular el gol debido a que el inglés se ayudó con la mano. El circo apenas empezaba porque el Cuti Romero le pegó una patada a alguien, pero el VAR no lo vio, pero pagó más tarde.

La expulsión del Cuti llegó cuando Moisés Caicedo hizo el gol del Chelsea, otro que fue anulado por el VAR. Sin embargo, en la pantalla se vio como el argentino se llevó por delante a su compatriota Enzo Fernández. El silbante marcó penalti y Cole Palmer lo cambió por gol.

En los 12 minutos que se añadieron se lesionaron James Madisson y Van de Ven. Afortunadamente el final de la primera mitad estaba cerca para recomponer.

Chelsea superó a un heroico Tottenham

Los 10 hombres en el terreno de juego todavía podían sostener el resultado para los Spurs, especialmente por lo difícil que ha sido para el Chelsea marcar goles. Sin embargo, Udogie vio la segunda amarilla y dejó a su equipo con nueve.

El estratega del Tottenham tuvo que improvisar y mandó una línea de fuera de juego prácticamente en la mitad del terreno de juego. Funcionó porque el Chelsea cayó más de cinco veces en la trampa y evitó que los goles cayeran, al menos hasta el minuto 75.

¡Ya tenemos canal de WhatsApp! Síguenos, activa la campanita y recibe las noticias deportivas

Claro que los embates eran imposibles de detener todavía con tanto tiempo por delante. Nicholas Jackson despertó de su letargo goleados y no solo puso el de la remontada, sino que marcó un hat-trick para poner la goleada en el marcador.

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí