Con la tecnología de Google Traductor

4, diciembre 2022 - 6:00

┃ Rubén Beristáin

Francia cuenta con una base de jugadores de distintas nacionalidades. FOTO: AFP

La integración de jugadores de origen migrante en selecciones nacionales es un fenómeno presente en el Mundial de Qatar 2022. Sobre todo en la Selección de Francia, que fue campeona del mundo hace cuatro años con 83% de sus jugadores con otra nacionalidad por diferentes razones. Eso también se ha repetido en el actual torneo que se disputa en Medio Oriente. No ha cambiado casi nada. A pesar de que varios pudieron representar a naciones africanas como Mali, Mauritania, Senegal, Marruecos, Camerún, Benín e islas de de la Concacaf como Martinica y Guadalupe, hasta España en UEFA, todos ellos optaron por la poderosa Francia, lugar donde la mayoría nació y le tiene un gran cariño. 

TE RECOMENDAMOS: ¡Adiós, Estados Unidos! Países Bajos cerró su pase a los cuartos de final

De origen africano, unos descendientes de inmigrantes, otros inmigrantes que han logrado la nacionalización en países europeos y hasta pertenecientes a antiguas colonias francesas son las principales características en la mayoría de seleccionados de Francia, que ha potencializado el nivel de su país, de cara al bicampeonato mundial. 

Mbappé tiene raíces de Camerún. FOTO: AFP

Desde los más conocidos y habilidosos hasta otros más discretos en su juego. Kylian Mbappé, hijo de inmigrantes, su padre de Camerún y su madre de Argelia, participa en su segundo Mundial. El jugador del PSG está convertido en el segundo mejor goleador de su país gracias a los cuatro tantos que marcó en 2018 y tres más en Qatar.

Otro como Ousmane Dembelé también representa a los franceses, pero es de madre senegalesa y mauritana, y de padre de Malí. Pese a que eligió jugar con les bleus, el futbolista mantiene una gran relación con sus orígenes.

Incluso Karim Benzema, hoy fuera de la justa por una lesión, pudo ser seleccionable por Argelia gracias a sus padres, pero el del Real Madrid siempre prefirió a Francia por un motivo deportivo. 

TE PUEDE INTERESAR: Argentina echó a Australia del Mundial y se medirá a Países Bajos en cuartos de final

En el mediocampo están varios más. Aurelien Tchouameni, por nacionalidad es ciudadano francés siendo Rouen (en el norte de Francia) su ciudad. Sin embargo, en cuanto al origen es camerunés. Eduardo Camavinga, nueva figura merengue, escapó de la guerra del Congo, vivió como refugiado en Angola y se decidió por Francia, último lugar de residencia, pero con una niñez muy complicada. 

Eso no es todo. La Concacaf pudo tener grandes estrellas mundiales, pero optaron por la selección de la UEFA por obvias razones. Martinica pudo contar con el defensor Raphael Varane, quien nació en Lille, Francia, pero su padre nació y creció en la isla caribeña mientras que Guadalupe pudo ver a Kingsley Coman, actual futbolista del Bayern Munich, sin embargo ambos se inclinaron por Francia. También España pudo tener a Lucas Hernández, él mismo declaró que se sentía más español, pero diversas cuestiones judiciales lo impidieron y hoy está feliz con la selección gala.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace

  🔊Escucha nuestro podcast🔊