Con la tecnología de Google Traductor

28, noviembre 2022 - 7:00

┃ Luis García Olivo /ENVIADO

Messi respondió cuando más lo necesitaba Argentina y México se quedó tumbado. Foto: Érik Estrella / Enviado

Doha.- Precedido de la gloria universal junto a Diego Armando Maradona en México 86 y con una larga carrera dentro del balompié internacional como entrenador, conferencista y coach motivacional, Jorge Valdano le recuerda a México y al orbe que las Copas del Mundo están hechas para los ‘dioses del futbol, esos hombres que cambian y definen un partido y el Mundial, así como ocurrió la noche del sábado en la que Lionel Messi abrió el duelo a favor de Argentina contra México en el estadio Lusail.

NO TE LO PIERDAS: México ya es de las selecciones más goleadas en Mundiales; Enzo les metió el 100

Valdano, campeón de la mano de Maradona en 1986 y en un Estadio Azteca abarrotado contra Alemania Federal, recuerda la importancia de hombres de dicho calibre y que lógicamente México no cuenta en su actual plantilla, por lo que siempre será difícil hacerle frente a equipos que sí tienen a jugadores clave. 

“Los Mundiales están hechos para los dioses y ayer (sábado) fue un día en donde quedó demostrado. Mbappé metió dos goles, Lewandowski también metió y Lionel sacó a Argentina de un gran problema, además el primer gol siempre vale por tres, porque es el que termina liberando”, narra uno de los argentinos más queridos en su país y a nivel internacional para ESTO.

Inteligente con las piernas y más todavía para dar lectura a cada uno de los duelos en esta Copa del Mundo, descifra que al Tata Martino no le funcionó su táctica, aunque en los primeros 30 minutos había una buena impresión.

TE PUEDE INTERESAR: Messi pateó la playera de la Selección Mexicana ¿Accidente o lo hizo a propósito? (VIDEO)

“La hicieron sentir muy incómoda, luego México abusó de los pelotazos y eso le entregó de alguna manera el partido a Argentina, creo que la intención era sorprender con el contragolpe, pero no se dieron las condiciones, porque Argentina tuvo la virtud de no conceder más que un tiro libre en zona peligrosa”, desmenuza sin dejar de olvidar todo lo que tenía en juego dicho partido.

“Era un juego precedido por la tensión, nervioso, con un primer tiempo en donde la pelota no fluía y finalmente definido en el segundo tiempo, con una Argentina más liberada, más ambiciosa a partir del gol de Messi se sintió más tranquila para gestionar el partido”, detalla.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace

  🔊Escucha nuestro podcast🔊
Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí