Con la tecnología de Google Traductor

Somos Versus
titulo-foto

Somos Versus

11, octubre 2023 - 4:09

La Revolución del futbol femenil

Futbolistas, directivos, medios de comunicación y afición, abren la puerta a una nueva era en este deporte. Se cumplió y a pesar de que históricamente ha remado contra corriente, el futbol femenil internacional vive, en el 2023, una nueva era. ¿Qué por qué me atrevo a hacer tal afirmación?, bueno, países como México, que no estuvieron presentes en la recién finiquitada Copa Mundial FIFA Australia- Nueva Zelanda, viven aún ‘el impacto’ que dejó este evento en todo el mundo.

Y es que la novena edición de la máxima competencia mundial del balompié femenino dejó a plena vista varios claroscuros de este deporte, no sólo en las 32 selecciones que participaron, entre ellas las ocho debutantes, sino que puso el ‘dedo en la llaga’, a las naciones que no asistieron, entre ellas México, cuestionando ausencias y demandando mejoras para ser parte de esta evolución.

Aficionados y no seguidores del futbol femenil saben que lamentablemente la noticia que más peso tuvo en esta edición de la Copa Mundial no fue ni el primer título de España, ni tampoco la despedida o surgimiento de figuras de este deporte, la nota, por lo que más se recordará este Mundial de inicio iba a ser un deplorable acto machista que, para sorpresa de algunos y de la propia Real Federación Española de Futbol, dio pie a una revolución histórica que demanda equidad y respeto hacia las mujeres, y que es comandada por las propias campeonas mundiales, respaldada por compañeros y compañeras de profesión pero también por gran parte de la sociedad, que utilizando las redes sociales, se unieron para alzar la voz y decir: #SeAcabó.

He aquí el primer gran legado de esta novena edición del Mundial Femenil. La unión, ya que la pelea de la selección española no solo fue en la cancha, sino que fuera de ella. Hasta la fecha están logrando hacer historia y marcando un precedente para que nunca más una mujer vuelva a sufrir lo que ellas como deportistas han tenido que vivir.

El segundo punto que sin duda se tendrá que explotar es el nivel competitivo que se pudo ver en esta competencia que, aunado al corazón y las ganas de representar con dignidad a su respectivo país, naciones como las anfitrionas de Australia, Jamaica, Sudáfrica o la debutante Portugal pusieron a temblar a potencias y ex campeonas del mundo como Estados Unidos y Alemania.

Ahí pudimos ver el nivel que han alcanzado representativos como el colombiano que hizo historia pese a las carencias que enfrenta su liga junto con el ascenso de nuevas figuras como Linda Caicedo y la misma Ana María Guzmán. Qué decir de Panamá con Marta Cox, autora del primer gol de su país en una justa mundial, entre muchos tantos.

Además se encuentra el interés de las nuevas generaciones por el futbol femenil. No sólo las niñas se interesan por este deporte, los niños también forman parte del aficionado que pide productos referentes a este rubro y que por supuesto, asiste a los estadios para ver a sus nuevas ídolos y tomarse fotos con ellas.

Y he aquí en donde resuenan palabras como las de la máxima goleadora histórica en Mundiales tanto en rama varonil como en femenil, la brasileña Marta Da Silva que, en su adiós a esta máxima competencia, recordó cómo en su infancia los medios de comunicación no hablaban del futbol femenil y, por ende, su generación no contó con algún referente femenino en este deporte. Pero hoy, 20 años después de su primera cita mundialista, pudo ver cómo cientos de pequeñitos y pequeñitas sueñan con ser como ella y el resto de sus compañeras.

Estos tres puntos mencionados son parte de esta nueva era y serán sin duda la base para que en el 2027 podamos vivir los resultados de esta revolución dentro y fuera de la cancha.