Con la tecnología de Google Traductor

Minuto 45. Teodoro Cano

Itzel Ubiarco

3, febrero 2015 - 11:05

3 febrero 2015. Teodoro Cano

MUCHOS podrían pensar que la tabla general de posiciones se encuentra de cabeza al ver a Tijuana que ocupa el primer lugar y Veracruz que se localiza en el segundo escalón, pero hasta ahora los técnicos de ambos equipos, Daniel Guzmán y Carlos Reinoso, respectivamente, han demostrado que trabajaron bien con sus jugadores en la pretemporada y que sus refuerzos han funcionado, además de elementos que ya estaban en el plantel del torneo pasado. Los Xolos tienen tres triunfos y sólo una derrota, con ocho goles a favor y cinco recibidos con nueve puntos. Por su parte los escualos se encuentran invictos con ocho unidades debido a dos triunfos y dos empates y hay equilibrio en su ataque con tres anotaciones y tres en contra. En el tercer lugar se localiza Cruz Azul que después de cuatro jornadas no ha perdido con récord de 2 triunfos y dos empates, y el cuadro bajo se ha visto sólido con el respaldo de su portero Jesús Corona que ha recuperado su gran forma y mantiene su arco inviolable, gracias a ello está en el tercer lugar al sumar ocho puntos, pero su ofensiva es pobre que se han hecho presente en el arco enemigo dos veces.
Sin embargo no hay duda que esa tendencia va a cambiar debido a que vienen atrás conjuntos como Toluca, Guadalajara, América, Jaguares y Atlas con siete y no muy lejos el equipo Santos Laguna y Pumas que mejoran conforme avanza el torneo. Seguramente en cuanto las ofensivas de estos equipos despierten van a provocar una lucha cerrada por la calificación entre los ocho primeros lugares.
Como ha sucedido en jornadas atrás siempre los árbitros pasan lista de presentes por sus actuaciones, hasta ahora no han podido salir limpios, siempre hay actuaciones que se reflejan en el marcador, de ahí que Edgardo Codesal y su equipo tendrán que seguir esforzándose para que los silbantes mejoren en sus actuaciones y que pongan mucha atención, sobre todo en las acciones que ocurren en las áreas, en donde les tiembla el silbato o dejan de señalar faltas claras o bien se precipitan y silban penaltis inexistentes debido a que los jugadores siguen abusando en sus clavados ante la seguridad de que si engañan al de negro logran su objetivo para que le marque la pena máxima, y si no la silban están tranquilos debido a que no los van a amonestar.
Pero no sólo es culpa de los silbantes centrales, también tienen que ver, y mucho, sus asistentes que en nada colaboran con su jefe y le dejan toda la responsabilidad para que pite o no, es posible que no quieran meterse en problemas, sobre todo debido a que los castigos y las críticas, por esos errores, son sólo para los árbitros en tanto que con los hombres de la bandera no pasa nada.
Mucho se comenta sobre las fallas de los árbitros, pero ¿qué pasa con las fallas de los delanteros o los defensas que se reflejan en el marcador? Jornada tras jornada vemos como los jugadores desperdician oportunidades muy claras de gol. Hay equipos que fabrican más de media docena de oportunidades de gol y no le atinan a la portería que tiene una dimensión de siete metros con 32 centímetros de ancho y dos metros con 44 centímetros de alto y ¿cuántas veces hemos visto que dentro del área sin marca a su lado y sus disparos se van por encima o a los lados del arco enemigo?, pero no pasa nada, muchos recurren a “no tuvimos suerte” eso no se debe a la suerte, se debe a que los jugadores no se concentran, no tienen la frialdad para rematar cuando menos dentro de esa área que da la impresión que a la hora de la verdad “se les hace chiquita o bien al portero lo ven más grande de lo que es”.
Claro, todo es parte de futbol, pero si le cargamos a los árbitros por sus fallas, debemos ser parejos y exigir que los jugadores que tienen esas oportunidades de gol las aprovechen, no se pide que si se fabrican diez llegadas claras al arco enemigo se anoten diez goles, pero sí debe reducirse esa cantidad de fallas que vemos cada semana y da la impresión de que los jugadores no le dan la importancia y recurren a otro de su clásico pretexto es que “todo delantero” tiene su mala racha, pero que pronto encontrará el gol, pero el tiempo pasa y se van en blanco. Lo mismo sucede con los defensores que cometen errores costosos y esos errores tanto ofensivos como defensivos se reflejan por supuesto en el marcador. Es ahí donde los entrenadores deben ser exigentes y trabajar tiempo extra para mejorar y reducir el porcentaje de fallas.
En la jornada cuatro se anotaron sólo 17 tantos incluidos los cuatro que le hizo Tijuana a Morelia y los tres de Toluca a la UdeG, hubo tres triunfos de 1-0, con ese marcador, Santos derroto a Querétaro, América a Tigres y Guadalajara a Pachuca y empates a uno fueron tres: el de Monterrey con Veracruz, León y Jaguares y Atlas-Pumas. Con esos resultados lo que va a pasar que los aficionados, que gustan de la emoción de gol, se alejarán de los estadios.