Con la tecnología de Google Traductor

Minuto 45. Teodoro Cano
titulo-foto

Teodoro Cano

13, enero 2018 - 14:37

Minuto 45

 

De repente llega la noticia desde Inglaterra que el West Ham, por medio de un twitter, abría las puertas para escuchar ofertas para que el jugador mexicano Javier “Chicharito” Hernández pudiera cambiar de equipo, y de inmediato se mencionaron a clubes como el Everton y Tottenham, de la Liga Premier; además de un conjunto de la MLS de Estados Unidos, y ante esa información difundida por Sky Sports de Inglaterra, se pensó que la pesadilla del jugador mexicano terminaría, además de jugadores como André Ayew y Andy Carroll.

Una información que parecía que por fin terminaría el martirio de Javier Hernández bajo la dirección técnica del entrenador David Moyes, quien primero lo marginó del Manchester United para ir a vestir la camiseta del Real Madrid, en donde aún se le recuerda como jugador y como persona. Con la escuadra madrileña, el “Chícharo”, sin tener mucha acción, anotó nueve goles, entre ellos uno importante en la Liga de Campeones; después llegó al Bayer Leverkusen, en donde cayó como anillo al dedo y dejó grandes recuerdos por su personalidad y su olfato goleador al anotar en nueve oportunidades.

Todo caminaba sobre ruedas y Javier fue contratado por el West Ham, donde en cinco partidos anotó cuatro goles y entre la Selección Nacional de México y una lesión, regresó al conjunto inglés y se encontró con la desagradable noticia de que su equipo cambiaba de entrenador y llegaba nada menos que David Moyes, y de ahí en adelante comenzó ese camino amargo al ver que por diferentes razones sólo jugaba unos cuantos minutos.

No pasaron muchas horas para que todo se derrumbara ante la posible salida del jugador mexicano del conjunto inglés. Ahora resulta que el señor Moyes declara públicamente que “es realmente un jugador bueno”.

En esa declaración publicada en el Twitter@WesteHamEspañol, dice: “Es un jugador realmente bueno; su habilidad para finalizar las jugadas no le pide nada a la de los mejores”.

De inmediato deja muy en claro que le cierra las puertas a Javier Hernández al comentar: “No me interesa que salga ninguno de mis delanteros, en este momento se trata de sumar, no de restar y no quiero que se vaya nadie. Se necesita mucho dinero para que un jugador del West Ham se vaya”.

Y para rematar, el entrenador escocés da las razones por las que no juega desde un principio el jugador mexicano, al decir que en la actualidad pasan por buen momento Michael Antonio y Marco Arnautovic; así es que, en primera, Moyes ha dicho que no saldrá nadie del equipo, en segunda que se necesitaría mucho dinero para que saliera Javier Hernández, y en tercera, mientras sigan rindiendo Michael y Arnautovic, el “Chícharo” seguirá en la banca y si juega serán unos cuantos minutos.

Por cierto, hay otros jugadores a quienes no les han permitido salir de sus clubes. Está el caso de Raúl Jiménez, cuyo técnico lo considera un gran delantero, pero lo tiene en la banca y no aceptó que lo negociara el Benfica. Raúl era uno de los que tenía en cartera el América, a pesar de que no le disgustaba la idea a Jiménez; él quiere triunfar en Europa y no va a pasar mucho tiempo para lograr sus metas.

Otro de los jugadores que ya tenía ofertas del futbol de España era Miguel Layún, y  también de México, pero el entrenador del Porto tampoco le dio luz verde para salir, incluso da la impresión de que en la segunda vuelta de la liga portuguesa, se piensa que el mexicano va a recuperar la titularidad.

Otro jugador del Porto al que sí le autorizaban salir, fue el portero Raúl Gudiño, incluso se llegó a un acuerdo con los Pumas, pero a Gudiño lo tiene en préstamo el conjunto portugués al Apoel de Chipre, este equipo lo quiere retener hasta que finalice su contrato dentro de seis meses, para regresar al Porto y así se podrían reanudar las negociaciones con la directiva del Universidad.

Todos los jugadores mencionados están en la lista de Juan Carlos Osorio, entrenador de la Selección de México, pero su sitio en la lista definitiva peligra si no tienen actividad constante. El sueño de ir a jugar a Europa se ha convertido en pesadilla para algunos jugadores.