Con la tecnología de Google Traductor

Minuto 45. Teodoro Cano

Itzel Ubiarco

28, noviembre 2014 - 9:36

28 noviembre 2014. Teodoro Cano

LOS jugadores de Pumas han sufrido una transformación que, de acuerdo con cómo jugaron gran parte de la temporada regular, nada tiene que ver con lo que han realizado en sus dos últimos encuentros. El equipo de Memo Vázquez es otro desde el domingo pasado al derrotar a Monterrey con base en una gran actitud para pelear por todos los balones, tanto a la defensiva como a la ofensiva, y lo confirmó el miércoles pasado ante el América, al que frenó por completo y no lo dejó hacer nada a la ofensiva para lograr un triunfo de 1-0 que le da ventaja para redondear su actuación en el partido de vuelta de mañana y lograr su pase a semifinales, no será fácil, pero la verdad es que los jugadores felinos han recuperado ese espíritu universitario, ese carácter indomable que les permite realizar un esfuerzo extra.
En las horas previas al partido ante el América, los jugadores de Pumas mostraron una confianza absoluta y estaban convencidos de que las cosas les iban a salir bien en el encuentro de ida. El técnico Memo Vázquez nunca habló, se esperó hasta el partido para sorprender al rival con el manejo de sus jugadores. Desde el arranque se vio que Universidad no iba a exponer, primero se dio a la tarea de controlar al rival y lo esperó en su cancha para ver qué es lo que presentaba Antonio Mohamed con su América.
Y lo que vio Memo fue que las Águilas salieron con una alineación en la que se reforzó el cuadro bajo debido a que saltaron a la cancha con línea de cuatro defensas: Paúl Aguilar, Paolo Goltz, Pablo Aguilar y Miguel Layún; se vio de inmediato que este último aún no está plenamente recuperado de su lesión y no fue el jugador dinámico que marca y le da salida al equipo por el lado izquierdo para apoyar a su ofensiva, de ahí que ya no saliera para la segunda parte.
En la media estuvo Daniel Guerrero como un defensa más pero adelantado atrás de los volantes de contención Jesús Molina y Osvaldo Martínez, que se vieron “amarrados” sin salir demasiado al frente, en tanto que por las bandas jugaron Luis Mendoza, a quien se le vio errático, lo mismo que Michael Arroyo, y quedó solo en punta Oribe Peralta, quien prácticamente no tocó el balón, en busca de algún pelotazo para hacer daño a los Pumas, pero la verdad es que el conjunto americanista fue inofensivo, y sólo apretó en la parte final, ya que el Universidad tenía ventaja de 1-0.
El técnico del América trató de que su equipo reaccionara, metió a Gabriel Rey por Michael Arroyo para que acompañara a Oribe Peralta, pero no funcionó y ya con el marcador en contra entró Gonzalo Díaz por Osvaldo Martínez y hubo cierta mejoría, si tomamos en cuenta que Gonzalo es muy habilidoso y logró desbordar por la banda izquierda y meter balones al centro, pero la defensiva de los Pumas estuvo en plan grande.
Por su parte, Memo Vázquez echó mano de la alineación que le ha funcionado y que logró la calificación para cuartos de final, con base en un futbol ordenado, con una defensiva sólida que siempre recibió el apoyo de sus volantes para hacer el uno contra dos en la marca para cortarle las alas a las Águilas, así vimos cómo Josecarlos Van Rankin se veía auxiliado por Romagnoli y en ocasiones por el mismo Ismael Sosa con mucho sacrificio pero con gran determinación para frenar a Michael Arroyo y no permitirle ninguna libertad.
Lo mismo pasó por el lado izquierdo, en el que Luis Fuentes secó por completo a Luis Mendoza y en el momento que se veía en problemas ahí estaba David Cabrera y en algún momento apareció el delantero Dante López. Y de la zaga central, ni hablar, Darío Verón fue el gran líder, se le vio como en sus mejores momentos, incluso en una acción acrobática evitó lo que parecía una jugada de gol en un centro de Luis Mendoza dirigida a Oribe Peralta, que estaba solo, pero el capitán de los Pumas se levantó y de espalda con un taconazo alcanzó a desviar el esférico que ya estaba por rematar el delantero del América.
Pero seríamos injustos si no mencionáramos la actitud de todos los jugadores de Universidad, con el carácter de los hermanos Palacios, Marco y Alejandro, quien salió con una luxación del hombro izquierdo; Javier Cortés y Eduardo Herrera, quien se consolida como un gran rematador, y ahora que juega constantemente comienza a madurar como un delantero con gran futuro que se proyecta a grandes alturas.
Memo Vázquez realizó los movimientos adecuados y en el momento exacto al entrar Daniel Ludueña por Romagnoli, y de sus botines nació el centro para ese gran remate de cabeza de Herrera para conseguir el gol del triunfo. El joven portero Alfredo Saldívar ha mostrado nuevamente que no le queda grande el suéter de portero de Alejandro Palacios, Javier Cortés que como extremo izquierdo inició los primeros minutos y después se fue a la media cancha para realizar un trabajo efectivo.
Un equipo Universidad que llegó en gran momento a la ronda de cuartos de final y pinta para llegar lejos si es que el América no reacciona y no recupera esa ambición ofensiva que lo llevó a colocarse de superlíder, pero no debemos olvidar que el equipo de Mohamed ha caído en una mala racha que le puede costar cara mañana.