Con la tecnología de Google Traductor

Minuto 45. Teodoro Cano

ESTO

27, febrero 2015 - 11:19

27 febrero 2015. Teodoro Cano

EN el momento en que los entrenadores y jugadores se deciden a tomar en serio su participación en las copas internacionales las cosas resultan casi siempre positivas y de esa forma se pueden conseguir triunfos importantes como el que conquistó en Brasil el Atlas al imponerse a uno de los cuadros importantes de ese país como lo es el Atlético Mineiro al que se impuso 1-0 y el América que se metió al Monstruo Morado con una alineación mixta, entre titulares y suplentes, y al realizar los cambios Gustavo Matosas con la presencia de Pablo Aguilar en la defensa, Rubens Sambueza de la media hacia el frente y Oribe Peralta al ataque las cosas cambiaron y un partido que fue complicado al final fue controlarlo y salir airoso con una victoria de 3-0 sobre el Saprissa y con grandes posibilidades de pasar a semifinales la próxima semana en el juego de vuelta frente a los ticos.
Los comandados por Tomas Boy forman un equipo que tiene todo para volar alto, pero es de esos conjuntos que rinde de acuerdo con el estado de ánimo de sus jugadores. Por fortuna el miércoles pasado los rojinegros salieron de vena y la verdad es que le jugaron de tú a tú al Atlético Mineiro, que tenía una racha de no perder en su casa en la Libertadores de América, pero se toparon con un equipo mexicano que de principio a fin se lanzó en busca del triunfo.
Hubo elementos destacados como el lateral derecho Enrique Pérez que tiene todo para jugar a gran nivel, pero que es lamentable que de repente sólo salga a pasear la camiseta y a cumplir de cualquier manera, pero ante los brasileños lo vimos combativo, no sólo en la marca sino al ataque. Walter Kannemann se ha convertido en el líder de la defensiva, y es que juega con unas ganas que contagia a sus compañeros, pelea todo los balones y siempre está encima del rival para arrebatarle el balón, en momentos se pasa de fuerza en sus entradas, pero es esa garra y ese coraje que provoca que el resto de los defensores entren en ese ritmo, como es el caso de Luis Venegas y Édgar Castillo, quien de repente se acelera pero es de los que siempre sudan la camiseta.
Juan Pablo Rodríguez con su clase y gran experiencia fue el respaldo de las embestidas del equipo de Tomas Boy, y con un respaldo así vimos a un Alfonso González derrochar clase y fue una amenaza constante. Lo mismos que Rodrigo Millar, quien a pesar de que no le confían jugar los 90 minutos es de los que se lucen por su juego fuerte, sólido a la hora de defender y peligroso al ir al ataque, otro de los que se vio como en sus mejores días fue Juan Carlos Medina, quien por el lado derecho fue una amenaza, el brasileño Keno Marcos Silva se apagó ante sus paisanos y dejó su sitio a Christian Suárez, quien entró en ritmo y fue autor del gol del triunfo al culminar un gran servicio de Medina para que saliera el Atlas con el triunfo en la bolsa.
Ahora los rojinegros jugarán su tercer partido ante otro hueso duro de roer, Colo Colo allá en Chile, en donde se quedarán ocho jugadores a preparar el partido, el resto regresó para despachar su compromiso ante el líder Veracruz.
El América dio gran paso rumbo a la semifinal de la Concachampions con esa victoria de 3-0 sobre el Saprissa, que no reflejó lo que pasó en la cancha, si tomamos en cuenta que el equipo local fue impulsado a “morir” por sus fieles seguidores, que nunca dejaron de animar con gritos y cánticos.
Los ticos también jugaron con todo, con la consigna de intimidar a los elementos de las Águilas, y no fueron pocas las veces en las que entraban con todo sin importar si se llevan por delante al rival, además del balón. En el primer tiempo hubo oportunidades de gol por ambas escuadras, fueron 45 minutos en los que las Águilas no pudieron controlar el esférico ante el empuje de los rivales que cuentan con un delantero muy peligroso, Daniel Colindres, quien para fortuna del equipo mexicano anduvo con la mira desviada.
No cabe duda que el Saprissa es de los mejores cuadros de Costa Rica y dejó constancia de que no iba a ser fácil presa del equipo mexicano, fue una lucha de poder a poder en la que los dirigidos por Matosas jugaron también con todo y nunca se intimidaron y si el rival metía la pierna fuerte ellos también lo hicieron ante la complacencia del árbitro de Estados Unidos Mark Gelger. Cabe señalar que hubo jugadores azulcrema muy activos, como Darwin Quintero, quien fue una pesadilla para la defensiva enemiga, ya que jugó por todos los rumbos, en tanto que Osvaldo Martínez, Paúl Aguilar y Moisés Velasco se batían para contener las embestidas de los costarricenses. En ese primer tiempo cualquiera pudo abrir el marcador, pero se fueron en blanco al descanso.
En la segunda parte Saprissa salió como un ciclón y tuvo mínimo tres oportunidades claras para anotar, pero entre las que fallaron y las que evitó Moisés Muñoz, quien se agiganto y no dejó pasar ni el aire. Llegó el momento de hacer cambios y entró Pablo Aguilar por Pimentel, enseguida Sambueza por Osvaldo Martínez y finalmente Oribe Peralta por Martín Zúñiga.
Los cambios surtieron efecto, ya que el América hizo un futbol vertical y el primer gol llegó a los 33 minutos en un centro desde la derecha de Darwin para que llegara Pablo Aguilar y rematara de cabeza junto al segundo poste con el 1-0. Los ticos aún no se reponían de ese gol y llegó el segundo, ahora fue producto de una combinación que nació desde la media cancha y culminó en una pared de Darwin con Oribe que terminó con remate raso de Peralta en el 2-0. La puntilla la consiguió también Oribe Peralta al aprovechar la confusión que existía en esos momentos en la defensiva del Saprissa que terminó por sufrir una dolorosa derrota que lo tiene al borde de la eliminación.