Con la tecnología de Google Traductor

Minuto 45. Teodoro Cano

Itzel Ubiarco

23, septiembre 2014 - 10:59

23 septiembre 2014. Teodoro Cano

CRUZ Azul y Guadalajara no levantan. Es lamentable que dos de los mejores equipos del futbol mexicano continúen sin encontrar el camino para mejorar su rendimiento, y lo peor es que sus principales enemigos son la presión y la desesperación que los llevan a cometer errores desde la dirección técnica hasta los jugadores que en la cancha lucen desorientados sin saber a qué van a jugar o por querer sacudirse la mala racha se esfuerzan por pelear el esférico por todos los rumbos pero sin orden y lógico, al final de cuentas llegan los malos resultados que los tienen hundidos por abajo de la media tabla general y se alejan las posibilidades de calificar. Luis Fernando Tena ha movido a sus jugadores disponibles, pero no encuentra la fórmula para encarrilar a su equipo, y lejos de dar confianza, lo único que ha logrado es el desconcierto. Prueba de esa situación es la formación que utilizó de inicio ante el Atlas el sábado pasado. En la portería utilizó a Guillermo Allison en lugar del sancionado Jesús Corona, pero en sus ajustes en la defensiva (podríamos decir que fueron desajustes) utilizó a Rogelio Chávez en el lateral derecho, en las centrales a Francisco “Maza” Rodríguez y Emmanuel Loeschbor, en tanto que por el lado izquierdo de lateral a Julio Domínguez. Es cierto, tanto Chávez como Domínguez han jugado como laterales y no lo hacen mal, pero el problema es que en la banca estaba Gerardo Flores, que ha mostrado que está listo para lugar de titular por el lado derecho, y en ese caso colocar a Chávez por el izquierdo, por donde se desenvuelve mejor, y en último caso, si no quiso confiar en Flores podríamos aceptar que mantuviera por la derecha a Chávez y de lateral volante por la izquierda podría echar mano de Alejandro Vela, que estaba en la banca y que también lo hace con acierto y le da salida al frente al equipo. En la media el técnico de La Máquina celeste utilizó a Hernán Bernardello, que hasta ahora no ha demostrado ser un verdadero refuerzo, sin menospreciar el esfuerzo que realiza el jugador, pero para realizar esa labor bien se pudo recurrir a Xavi Báez, que es cumplidor y que tiene proyección ofensiva, es más, por ese lado derecho ahí estaba Pablo Barrera, que es un jugador de sacrificio que defiende y ataca, pero se quedó en la banca. Luis Fernando probó la línea media con Gerardo Torrado y Christian Giménez, además podríamos agregar a Marco Fabián para tener un solo atacante, Joao Rojas que se cansó de desbordar por las bandas pero de nada servía su esfuerzo si tomamos en cuenta que en el área no había un rematador debido a que Mariano Pavone también estaba en la banca. La verdad es que la desesperación que impera dentro del Cruz Azul desde la cabeza hasta los jugadores ha provocado que no se vea cómo van a salir de esa mala racha. El que debe tener más tranquilidad y pensar mejor las cosas es el entrenador, el hombre que tiene que provocar que sus jugadores recuperen la confianza y los pongan a jugar en donde mejor rinden y, sobre todo que, salvo las lesiones o castigo, ya mantenga una misma alineación para sacar a flote la nave, pero la presión ha llevado a todo el plantel de Cruz Azul a la desesperación y de esa forma no vemos cómo se van a levantar en lo que resta del campeonato. Guadalajara es otro de los equipos que no encuentra el camino, y la goleada del domingo pasado ante el Querétaro por 4-1 lo tiene muy cerca de la zona de descenso. Se esperaba una reacción de las Chivas el domingo pasado ante un hermoso escenario que prácticamente registró un lleno, y era un encuentro que se prestaba para reconciliarse con sus aficionados, pero una falla defensiva a seis minutos de iniciado el partido provocó que Carlos Salcido ante la desesperación de ver que se consumaba el gol de Sanvezzo se lanzó de palomita y con el brazo evitó la anotación pero el árbitro señaló el penalti y la expulsión de Carlos. A partir de ese momento las Chivas se perdieron y los goles cayeron como con gotero, primero Ronaldinho el 1-0, después Sanvezzo con el 2-0 en colaboración del portero Antonio Rodríguez, el 3-0 lo anotó William da Silva y el cuarto al final de Othoniel Arce. Giovani Hernández consiguió el único tanto del conjunto tapatío. Todo se descompuso debido a que con diez jugadores el técnico mantuvo su alineación, pero Fernando Arce se fue a la media a defender y de hecho el único que luchó y se le vio muy activo fue Ángel Reyna en busca de lanzar a los delanteros Aldo De Nigris, que además de fallar una buena oportunidad de gol se lesionó para dejar su sitio a Fierro, en tanto que Omar Bravo siguió con ese derroche de energía pero sin encontrar el marco enemigo. Lamentablemente para el Rebaño Sagrado ya no pudieron levantar a pesar de la entrada de Jorge Enríquez y Giovanni Hernández. El vocero del Guadalajara, Rafael Puente, comentó que Carlos Bustos sigue firme en su puesto de entrenador, pero falta la última palabra del dueño Jorge Vergara, que cambiaría radicalmente la situación al ver cómo sus Chivas se hunden en los últimos lugares.