Con la tecnología de Google Traductor

ESTO y algo más. Pedro Peñaloza

Itzel Ubiarco

23, enero 2015 - 10:19

23 enero 2015. Pedro Peñaloza

Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad.
Albert Einstein.

GRAN fama y nivel tenían anteriormente los torneos en donde participaban equipos amateurs representantes de una colonia o una vecindad, los famosos Torneos de Barrio, en el cual se jugaba más que un partido, sino el orgullo de poner el nombre del lugar donde se había nacido o crecido. Además, dichos torneos servían para que los visores de los clubes de primera división seleccionaran jugadores. En esos momentos las fuerzas básicas no estaban tan organizadas como hoy en día, por lo tanto, los torneos de barrios servían como una especie de cantera para los equipos profesionales. De esta manera, el sueño de muchos jóvenes que habían nacido en lugares marginados y envueltos en la pobreza y las violencias, tenían la oportunidad de sobresalir y desarrollarse.
Pero eso terminó, con la profesionalización y la creación de campeonatos exclusivos de equipos de fuerzas básicas, los torneos de barrios fueron perdiendo importancia ya que se empezaron a cooptar jugadores cada vez más jóvenes, los cuales eran acaparados por los equipos con recursos, los clubes de la Liga. También, las selecciones con mínimo de edad únicamente empezaron a convocar a futbolistas afiliados a los equipos profesionales, siendo la estocada final a los torneos, que por años representaron a jugadores que sin recursos podían soñar con sacar a su familia de la pobreza y debutar en primera división.
Ahora bien, uno de los últimos jugadores descubiertos en un torneo “llanero” es el actual jugador del Puebla y mundialista, Cuauhtémoc Blanco. Así es, uno de los máximos representantes del americanismo, salió de una eliminatoria distrital para participar en el Nacional Benito Juárez, en dónde fue observado por Ángel “Coca” González, el cual lo llevó a las reservas del América. Sin embargo, su paso fue fugaz por las inferiores de las Águilas, debido a sus buenas actuaciones y a que fue del gusto del entrenador, Miguel Ángel “Zurdo” López, lo que ocasionó que lo subieran al primer equipo (El Universal, Deportes, 22/01/15, pág.2).
El oriundo de Tlatilco, se enfrenta la próxima jornada contra el equipo de sus amores peleando el descenso con el equipo de la franja, lo que provoca cierta polémica y más si se le suma que la directiva azulcrema no quiere saber nada de Blanco, y no tiene la menor intención de realizar algún homenaje en el último partido oficial que podría jugar contra el equipo que fue su casa durante muchos años. Esto refleja un revanchismo estúpido y una falta de memoria para los encargados actuales del América ¿qué pierden los directivos al reconocer el paso de Cuauhtémoc y sus logros en el equipo? ¿Qué gran disputa tiene Yon de Luisa y compañía contra Blanco? ¿Por qué ponen sus intereses personales por encima de los de la Institución?
Ni cerca ha estado Blanco de ser un jugador modelo, episodios lamentables de violencia y provocación han rodeado su carrera deportiva. Sin embargo, sus éxitos en el futbol sobresalen más que sus errores extracancha. El próximo sábado veremos cómo recibe la afición americanista a su ídolo, seguramente se le entregarán al máximo a diferencia de su directiva. Se despedirá Blanco dentro de polémicas como lo fue durante toda su carrera. Adiós al último rey del barrio.
Algo más. Es de llamar la atención las malas actuaciones que han tenido los árbitros mexicanos. La llegada de Edgardo Codesal no ha representado ninguna mejoría. El torneo avanza y se van a empezar a complicar las cosas por la lucha de los puntos, y más en los equipos que pelean por no descender, un error en las fases finales puede determinar si un equipo pierde la categoría o no. Los silbantes no tienen opción, mejoran o van estar dentro del ojo del huracán. Veremos.