Con la tecnología de Google Traductor

ESTO y algo más. Pedro Peñaloza
titulo-foto

Pedro Peñaloza

6, abril 2018 - 0:33

ESTO y algo más

“Sólo una persona mediocre está siempre en su mejor momento”

William Somerset

NO SOMOS LOS GIGANTES

Creíamos que éramos inalcanzables. Que estábamos a años luz. Los dominadores de la Concacaf. Pero nos estamos cayendo a pedazos. Una liga bien organizada económica y deportivamente como la MLS está a un par de años de superarnos y los federativos ni en cuenta. Nuestro dominio se terminará pronto gracias al egoísmo de unos dueños que sólo piensan en el beneficio propio. Hemos pasado décadas inmóviles, pasmados, catatónicos en un deporte que continúa creciendo. Somos un país con una enorme demanda, con una capacidad de crecimiento ilimitada. Pero restringida por la mediocridad de unos cuantos. Estamos en manos de unos empresarios de miras cortas, que piensan sólo en sus jefes y en la ganancia fácil. Estimado lector, me siento defraudado como consumidor, al igual que usted, por el pésimo nivel de nuestra liga mexicana y su escaso crecimiento.

Con sólo un par de lustros en su historia, la liga de los hot dogs y los hot cakes está ya a la par de la Liga MX. Sí, estamos creciendo, pero los del norte nos están rebasando todos los semestres. Es cierto que la Selección Mexicana calificó al Mundial, pero eso sólo ha acelerado el desarrollo de clubes en Estados Unidos. En cambio, aquí dormimos tranquilos, como si nada pasara. Ya nos salimos de la Copa Sudamericana y de la Libertadores.

Declinamos al mejor torneo del continente y nos pusimos a competir deportivamente con la MLS, y no sólo eso, hasta vamos a servir para que el país que eligió a Donald Trump reciba nuevamente el Mundial, mientras insulta a nuestros paisanos y envía militares a la frontera para detener mexicanos en busca del sueño americano. Seguimos sumisos y dominados.

¿Aún cree, lector, que nuestra “deslumbrante” y “espectacular” Liga es la mejor de la región? Veamos: antes íbamos al estadio Monumental en Buen Aires, a la Bombonera de Boca, a Brasil, Colombia o Chile y rivalizábamos con equipos históricos del continente. Hoy, el club campeón de la MLS y del torneo canadiense, el Toronto FC, elimina sin problemas al campeón actual mexicano, los Tigres de UANL, con todo y su costosa plantilla, y está a punto de dejar fuera al club América. Dejó de ser un simple trámite jugar en Estados Unidos.

En todo el mundo se acortan distancias, eso es común. Pero por momentos pareciera que la propia Federación de Futbol trabajara para trastabillar el desarrollo deportivo en nuestro país. Ellos y sus jefes han vuelto ésta una liga netamente importadora con reglas absurdas, donde los chavos no tienen lugar. Asimismo, impusieron un sistema de competencia que privilegia la mediocridad, ya que además de existir dos campeonatos por año futbolístico, califican a las finales la mitad de los equipos.

Somos testigos de cómo se está hundiendo este barco llamado Liga MX, por la avaricia y complicidad de un grupo que sólo vela por sus intereses. Estados Unidos se sigue expandiendo, en todas sus escuelas y universidades se practica el futbol y cada semestre llegan más jugadores de Europa y Sudamérica. Seguramente en unos años ellos serán ya una potencia y nosotros seguiremos pensando en eliminar el Draft o el Pacto de “Caballeros”.

ALGO MÁS. Si continúa la crisis en Pumas, habrá que voltear a ver a Rafa Puente, recién despedido de Lobos BUAP, quien ha mostrado conocimiento y personalidad para dirigir, además es egresado de las filas de la Cantera. Su juventud le imprimiría garra al equipo. Veremos.

pedropenaloza@yahoo.com/Twitter: @pedro_penaloz