Con la tecnología de Google Traductor

A las patadas con el Caballo. Alberto Rojas

Itzel Ubiarco

20, agosto 2014 - 9:04

20 agosto 2014. Alberto Rojas

HAY NIVELES

NI hablar, ni qué decir, ni para dónde hacerse, las diferencias son abismales y bien notorias. Se presentó el León, bicampeón del futbol mexicano, en el Camp Nou para disputarle el trofeo Joan Camper al Barcelona y sus estrellas. Se trataba de presentar al equipo catalán a su ferviente afición que, como de costumbre, abarrotó las gradas. Fueron aclamados uno a uno los jugadores que componen la plantilla, destacando las tremendas ovaciones que les brindaron a Messi, Neymar Jr. y especialmente al “mordelón” Luis Suárez. El festejo resultó todo un éxito. Merecidísimo el homenaje que se le hizo a Rafa Márquez, en agradecimiento a la entrega y profesionalismo que mostró durante todos los años que defendió la playera de la ciudad condal. “Es la recompensa a lo mucho que trabajé durante los años que estuve acá”, dijo “El káiser michoacano”, con mucho orgullo. Y a continuación, inició el juego. El equipo del bajío saltó al terreno de juego con sus mejores hombres, con los que ha venido jugando en la Liga MX. No creo que nadie en su sano juicio pensó que el León podría ganarle al trabuco que tiene el Barcelona, pero era válido suponer que tratarían de darle juego, de intentarlo, pero muy pronto se mostró que se trataba de un enfrentamiento entre David y Goliat. En 12 minutos Goliat ya ganaba 2 a 0. Entre Messi y Neymar Jr. destrozaron a la defensa de los verdes, con todo y Márquez. Qué mal se vieron los de Matosas, quien no daba crédito a lo que estaba viendo, y cómo no, si era de dar pena. Para vergüenzas no gana uno. ¿Ese es el bicampeón de México? ¿Ese es el nivel del futbol mexicano? Pues por lo visto, sí. Pasó el tiempo y se esperaba que una vez superado el pánico escénico el León mostraría otra cara, pero no, los errores continuaron y los goles en contra también, casi empezando el segundo tiempo se vinieron los cambios por racimos por parte de los dos equipos y ni así cambiaron las cosas, los goles siguieron cayendo hasta llegar a seis. Se logró lo que se buscaba, que el Barcelona le mostrara a sus seguidores el poderío con que cuentan para mejorar lo hecho la temporada pasada y enfrentar los diferentes torneos en que participan pero principalmente para derrotar al Real Madrid y arrebatarles el campeonato a los colchoneros del Atlético de Madrid. Esos tres equipos dominan la liga de las estrellas y en uno de ellos veremos al recién llegado Raúl Jiménez, codeándose y compitiéndole con la crema y nata del futbol mundial. Por su parte, el León regresa a defender su campeonato, pero algo tendrán que hacer para mejorar el mal paso que llevan hasta ahora, y sobre todo, olvidarse lo más pronto posible del ridículo que fueron a hacer al Viejo Continente. Se dice que de las derrotas se aprende, después de la que se trajeron se habrán dado cuenta que tienen mucho que aprender. Y pienso que todos los equipos de la Liga MX, tienen mucho que aprender, trabajar con las fuerzas inferiores, algo que muy pocos hacen, a la larga rinde buenos resultados. Es muy triste ver que los Pumas, representantes de las juventudes universitarias, tengan a nueve jugadores veteranos y no nacidos en nuestro país. Con eso de los torneos cortos y la amenaza del descenso, y como son muchos los equipos urgidos de alejarse de la quema, recurren al jugador veterano, haciendo a un lado a los jóvenes. Cada seis meces vemos a una buena cantidad de fósiles que cambian de equipo como cambiar de calzones. Claro, no tiene la culpa el indio sino el que lo contrata. Mis patadas para los directivos que dañan al futbol. “Me da dos boletos para la sala tres” “¿Para Godzilla?” “Más respeto amigo, la señora es mi esposa” Mi correo: albertorojaselcaballo@hotmail.com o @caballo rojas