Con la tecnología de Google Traductor

Pausa de los dos minutos. Gildardo Figueroa

Itzel Ubiarco

19, diciembre 2014 - 12:17

18 de diciembre 2014. Gildardo Figueroa

PITTSBURGH VS. DALLAS
EL domingo primero de febrero de 2015 en el Estadio de la Universidad de Phoenix se llevará a cabo el Súper Bowl XLIX. Estamos muy lejos para conocer los rivales que se medirán. En estos momentos, hay cuatro equipos que son considerados “amplios favoritos” para jugar esa tarde: Nueva Inglaterra y Denver, por la Conferencia Americana y Seattle y Green Bay por la Nacional. Pero no sería descabellado pensar ahora en un potencial cuarto enfrentamiento en Súper Bowl entre los Acereros de Pittsburgh y los Vaqueros de Dallas.
Hay muchas semejanzas entre estas franquicias actualmente: cuentan con ofensivas muy explosivas y defensivas muy cuestionables, entrenadores en jefe criticados y están a una victoria de calificar a postemporada.
Pittsburgh tiene a “Big Ben” Roethlisberger, uno de los tres mejores quarterbacks en la NFL los últimos 14 años. Ostenta dos títulos de Súper Bowl en tres apariciones y es poseedor de todos los récords del equipo y varios de la NFL. Es segundo en yardas por pase con 4,415 y con 588 en dos partidos llegará a las cinco mil, además que es el cuarto mejor en rating con 103.4. Dallas cuenta con Tony Romo, segundo mejor en rating con 110.4.
Aunque siempre ha fallado en partidos clave de diciembre y en playoffs, esta campaña no lo ha hecho mal a pesar de haber sufrido otra lesión en la columna. Sólo tiene 8 intercepciones por 28 de touchdown, una cifra combinada que me sorprende.
Los Vaqueros tienen al líder corredor de la NFL en DeMarco Murray con 1,687 yardas, y necesita 313 para alcanzar las dos mil en la temporada; además ha logrado 11 TD. Su más cercano perseguidor es LeVeon Bell, de Pittsburgh, quien suma 1,278 yardas y 7 TD.
Pittsburgh tiene la mejor ofensiva de la liga al promediar 424.9 yardas por partido con la segunda por aire con 306.7, mientras que Dallas está en la posición nueve total con 377.7 y siendo la tercera por tierra con 146.6.
Ya se han visto las caras en Súper Bowl. Pittsburgh derrotó en dos ocasiones a Dallas, la edición X por 21-17 y en la edición XIII por 35-31. Fue hasta la versión XXX cuando los Vaqueros pudieron ganarle a los Acereros, por 27-17.
Falta mucho para que esto se pueda dar, pero ¿por qué no soñar e imaginar un Súper Bowl así en lugar de un Patriotas-Halcones Marinos o Broncos-Empacadores? A mí me llama mucho más la atención otro Pittsburgh-Dallas.