Con la tecnología de Google Traductor

Tijeretazos y machetazos. Shanik Berman

Itzel Ubiarco

14, noviembre 2014 - 9:02

14 noviembre 2014. Shanik Berman

“UN DÍA ABURRIDO ES UN DÍA PERDIDO”: EL YOGA TEACHER ALEJANDRO MALDONADO
-¿Desde qué edad empezaste a hacer yoga?, le pregunté a Alejandro Maldonado, el Yoga Teacher.
“Desde niño tuve un acercamiento con una tía, la tía loca de la familia, pero en realidad no sabía lo que estaba haciendo, sólo me sentía muy bien cuando íbamos con ella y su grupo de gente a Cuernavaca. ¿Cómo gente tan extraña te hace sentir tan bien? Todo era como muy familiar, especial, bueno, era hasta mejor que con la familia porque luego con la familia justo no sientes lo que con gente desconocida reunida en un plan de fraternidad, como que todo era fácil, todo estaba bien, todos éramos bienvenidos. Ya después más grande, de adolescente, como a los 17 años, fuera de México, un amigo me dijo que lo probara, que me iba a gustar, porque siempre he hecho trabajo físico, siempre me ha gustado el deporte”.
-¿Ya la hiciste en la vida?
“No, para nada, si hay algo que tengo claro es que no me las sé de todas, todas, así que hay cosas que hay que seguir aprendiendo y que escucho mucho a los demás”.
-¿Cuántos alumnos tiene Yoga Teacher?
“Muchos, yo considero alumnos a toda persona que le gusta lo que enseño y que me sigue en Twitter, en Facebook o que me sigue a través de la televisión, algunos se han acercado y otros no se han acercado, pero a veces cuando nos hemos encontrado en algún lugar, es bien bonito que la gente te dice: ‘Alejandro, tú no me conoces pero tú eres mi maestro’. Es muy especial que busquen tus videos en Youtube”.
-Todos los días dices una frase, ¿cuál es tu frase favorita?
“‘Dime cómo reaccionas y te diré de qué careces’, otra que me gusta mucho es que ‘Un día aburrido es un día perdido’”.
-¿Y cómo le hace uno para desaburrirse?
“Tú con tu mente puedes hacer lo que se te dé la gana y puedes interpretar cualquier situación de la forma más favorable para reírte un poco cuando la realidad no es tan amable, pero uno se ayuda con su mente”.
-¿Cómo se le hace para estar contento?
“Pues hay que cambiar el sistema, no hay una receta, pero tenemos que escucharnos más a nosotros, respetarnos auténticamente más a nosotros, tener una práctica todos los días que nos recuerde que nada es tan en serio, una práctica que nos recuerde que esto se va acabar, se va acabar pronto y ¿qué has estado haciendo? Nada, es verdad, una práctica que nos cuestione sin que nos lleve a arrepentirnos y nos ancle en el presente, ver: ‘¡OK! Ya pasó esto, ya dejé ir estas oportunidades, ya sucedió esto otro, ¿qué puedo hacer hoy concretamente para estar mejor?’ Y eso te lo dice tu propia respiración, tu conciencia, nadie te lo tiene que decir, nadie te tiene que mandar, tú solito sabrás qué tienes que hacer”.
-¿Tienes grupos de niños?
“Sí, son fantásticos, pero a quien hay que darle yoga es a las reinas, a todas las mamás, porque ellas educan un país”.
-¿Cuál es la postura más difícil?
“La postura más difícil realmente es saber relajarse físicamente, es muy fácil creer que yoga son las posturas pero lo más difícil es una sensación de libertad. La clase no son posturas y es muy fácil confundirse con las fotos que quieren apantallar a los demás pero en realidad no se trata de eso”.
-¿Y las haces también en el amor?
“No necesariamente”.
-¿Pero sí sirve en el sexo, para que tengas mejor sexo?
“Sirve para tener una mejor vida y te da una mayor potencia en general”.
-Si tu pareja te corta, ¿yoguísticamente qué se hace?
“Creo que todos quisiéramos saber el porqué, sin exigir, pero saber el porqué, si esto ya se acabó para ti, quiero saber por qué y hay lágrimas”.
-O sea, ¿lloras?
“Sí, claro, hay cosas que me hacen llorar, de alegría y de tristeza, cosas injustas de la vida, cosas que me tocan hasta el alma”, concluyó el Yoga Teacher Alejandro Maldonado.