Con la tecnología de Google Traductor

Pausa de los dos minutos. Gildardo Figueroa

Itzel Ubiarco

12, enero 2015 - 9:56

12 enero 2015. Gildardo Figueroa

NO quitemos mérito a Green Bay
Por segunda semana consecutiva, una decisión arbitral (sin definir si fue correcta o incorrecta) afecta el resultado de un partido de playoffs de los Vaqueros de Dallas.
En esta ocasión, no les favoreció el resultado.
Era 4ª oportunidad y 1 yarda por avanzar, quedaban más de tres minutos en el partido, Green Bay había tomado la ventaja 26-21. Tony Romo lanza un pase profundo por la izquierda a Dez Bryant, quien se levanta y realiza una atrapada fenomenal, da tres pasos con el balón, se lanza a la zona de anotación y al chocar el balón en el suelo pierde el control, aunque lo recupera adentro. Los oficiales en el campo determinan que es pase completo y 1º y gol en la yarda 1. Viene la consulta en las oficinas de la NFL en Nueva York, y el dictamen final determina que es pase incompleto.
Esto le da el 1º y 10 a los Empacadores de Green Bay y la oportunidad de ganar el partido convirtiendo una primera oportunidad. Lo cumplen y el partido se lo llevan los locales. Los “Cabezas de queso” avanzan a la Final de la Conferencia Nacional para enfrentarse a los Halcones Marinos de Seattle, mientras que para Dallas termina el sueño de ganar dos juegos de postemporada consecutivos por vez primera desde 1995 y su primero de visitante en ocho oportunidades.
Hace una semana en la ronda de comodines, Dallas derrotó 24-20 a los Leones de Detroit con varias decisiones arbitrales erróneas, tal como lo aceptó la NFL el lunes pasado.
La realidad es que las reglas de la liga indican que hay que terminar el proceso de completar un pase por parte de un receptor y esto significa no perder el control del balón al hacer contacto con la superficie.
La decisión fácilmente pudiera haber sido apreciada de otra forma. Que Bryant ya había concluido la recepción al haber dado por lo menos dos pasos con control total del balón y luego se lanza hacia la zona final para lograr el touchdown, aunque quedó corto.
Los Vaqueros se sintieron robados y defraudados. Si bien el entrenador Jason Garrett fue diplomático y no quiso entrar en la polémica de criticar a los árbitros, señaló: “Creo que fue una clara recepción, la vi en el momento y en la repetición en la pantalla y sigo creyéndolo”.
Así que de esta forma, el karma del mal arbitraje acabó con los Vaqueros.
La cuenta de Twitter de los Leones de Detroit sólo tardó unos segundos al concluir el partido para tuitear: “Lo sentimos @dallascowboys. Conocemos el sentimiento. #CompletingTheProcess (#Completandoelproceso)”.
De cualquier forma, era muy probable que los Vaqueros anotaran touchdown, quizá con la conversión de dos puntos tomarían la ventaja 29-26, pero tendría más de dos minutos y medio el mejor quarterback de la NFL este año, Aaron Rodgers, para tratar de empatar o ganar el partido. Y por la forma en que salió en la segunda mitad, la probabilidad era muy alta para que le diera la victoria a Green Bay. Aunque claro, estoy hablando de un supuesto.
Rodgers completó sus últimos 10 pases del partido para 167 yardas con 2 touchdowns, sin intercepción, y ocho de ellos resultaron en 1º y 10. Así que ya nos podemos imaginar lo que le esperaba a la defensiva de Dallas.
Y todo esto, tampoco le resta méritos a lo que hizo Green Bay y en especial un Rodgers disminuido, jugando quizá al 70 por ciento por la lesión en la pantorrilla.
Los Empacadores tienen un equipo muy talentoso que supo aprovechar los errores de Dallas, así como las circunstancias. Lo mismo que hicieron los Vaqueros la semana anterior. Simplemente, como siempre, en los playoffs, ganó el mejor equipo en el campo de juego.
Amigos, les recuerdo que me sigan en www.pausadelodosminutos.com, y si tienen comentarios por favor háganlos en Twitter @pausa2minutos y en Facebook busquen la página Pausa de los Dos Minutos.