Con la tecnología de Google Traductor

Minuto 45. Teodoro Cano

Itzel Ubiarco

11, septiembre 2014 - 11:32

11 septiembre 2014. Teodoro Cano

DESPUÉS de los dos partidos de la Selección de México dentro de la fecha FIFA, se podría sacar provecho de lo observado por el técnico Miguel Herrera de ese empate frente al seleccionado de Chile sin goles y al raquítico triunfo sobre Bolivia por 1-0. Claro que los resultados son importantes si tomamos en cuenta que el conjunto chileno está considerado como uno de los mejores del mundo; sin embargo, se dejó escapar una gran oportunidad de conseguir el triunfo debido a que nuevamente se fallaron varias oportunidades de gol, y para nadie es un secreto que en ese renglón se tendrá que trabajar a marchas forzadas para que se aprovechen esas acciones que desespera que los atacantes las manden por el voladero y por lo que toca al triunfo ante Bolivia hubo situaciones que dejan enseñanza como la actitud y la presencia de elementos con miras hacia el futuro. Miguel Herrera ha probado a varios jugadores al ataque pero hasta ahora siguen metidos en un bache tremendo en el que, frente al marco fallan en forma increíble. En estos dos últimos encuentros no se pudo contar con un jugador que se ha convertido en una pieza importante, nos referimos a Raúl Jiménez que juega ahora en el Atlético de Madrid, también un delantero que a pesar de que muchos ya no quieren saber de el, debemos mencionar, Javier ‘Chícharo’ Hernández que milita nada menos que en el Real Madrid. Dos delanteros que confiamos tengan su despertar y en los minutos que les den sus respectivos entrenadores lo aprovechen para afinar la puntería y sacudan las redes del marco enemigo. Pero volvemos a los dos encuentros que se jugaron en días pasados en Estados Unidos, en donde quedó confirmado que el cuadro bajo se va consolidando y que es un aliciente saber que hay gente confiable, desde la portería, la línea defensiva y los volantes, en donde también se tiene que trabajar para que sean una verdadera plataforma ofensiva que alimenten de balones a los delanteros hasta que se sacudan el maleficio de no rematar correctamente la última jugada y ya despierten de esa pesadilla de no poder anotar un gol. Después del juego ante Chile se sabe que el equipo mostró ir en plan ascendente después del mundial de Brasil, que por ahí hay confianza en que tendremos un seleccionado competitivo para los siguientes compromisos internacionales, entre los amistosos y los oficiales. También en el encuentro que se tuvo ante Bolivia, se pueden destacar cosas positivas. Es cierto que el cuadro boliviano no presentó gran resistencia, que cedió la media cancha y que el “renovado” seleccionado mexicano tuvo el control total en el primer tiempo y se veía que en cualquier momento iban a caer los goles, lamentablemente solo se pudo conseguir uno suficiente para el triunfo, pero no bastó para que los hombres que utilizó Miguel Herrera pudieron, en algunos casos, mostrar que pueden ser tomados en cuenta más adelante, de hecho todo depende ahora que en sus respectivos equipos continúen, en base a trabajar tiempo extra, en plan ascendente para que sean tomados en cuenta nuevamente. Atrás no hubo problemas ya que el portero Moisés Muñoz solamene se llevó un susto a unos segundos del final en un remate que pasó rozando el poste derecho pero de ahí en fuera prácticamente no intervino salvo en el momento que tenía que despejar. Pero fue agradable ver como se han recuperado Hiram Mier y Hugo Ayala, dos jugadores que se vieron frenados en sus aspiraciones de integrar la Selección de México debido a lesiones serias, pero a pesar de que el rival no apretó mucho se notó que son gente que en un momento dado el entrenador nacional puede contar con ellos, lo mismo con el debutante Luis Gerardo Venegas que se vio bien y ni hablar de Oswaldo Alanís que confirmó que está en buen momento. El que sí quedó a deber fue Rodolfo Pizarro, se le vio muy amarrado, sin esa audacia para lanzarse al ataque como lo ha demostrado muchas veces en su equipo, y que en el encuentro del martes pasado el rival se prestaba para ir al ataque y acompañar a Javier Aquino que espera en varias ocasiones que lo acompañara, pero en varias oportunidades tuvo que frenarse al ver que no se lanzaba por la banda. En la media se lució Antonio Ríos, insistimos, ante un rival que no apretaba, pero eso no impidió que el volante del Toluca se le viera muy activo y adelante Javier Orozco volvió a dejar mucho qué desear, se le vio con mucho entusiasmo pero no respondió a lo que se esperaba de él, es posible que el mismo se haya presionado demasiado y por querer hacer mucho hizo poco. En cambio Érick Torres se ganó su repetición en próximas convocatorias, se ve que ha madurado, ya no es el jugador alocado que en momentos se olvidaba de jugar por rebasar la línea de la dureza para caer en la rudeza. Ahora se le vio moverse con sentido y el que tuvo más ideas para buscar el gol. De los “consagrados”, respondieron Miguel Layún que de hecho fue el mejor, además de anotar el único gol que dio el triunfo a México, pero mostró esa dinámica y esa determinación para ir al frente. Marco Fabián no termina por ser el líder que se espera de él en el aspecto ofensivo, no discutimos que sudó en verdad la camiseta, pero aún sigue en deuda debido a que, además de talento tiene gran calidad, y pensamos que ha perdido el gusto para tirar fuera del área. Miguel Herrera quería ganar el partido con más goles y entraron en acción Oribe Peralta, Guardado, Hector Herrera, Paul Aguilar, Miguel Ponce y Oswaldo Alanís que es otro de los que se han ganado su repetición. Pese a todo creemos que se han sacado cosas positivas en lo realizado en los dos primeros partidos de México después de la Copa del Mundo. Habrá que ver que nos depara para los juegos del nueve de octubre ante Honduras y el 12 del mismo mes frente a Panamá.