Con la tecnología de Google Traductor

Minuto 45. Teodoro Cano

Itzel Ubiarco

11, noviembre 2014 - 9:05

11 noviembre 2014. Teodoro Cano

EN la penúltima jornada del Torneo Apertura 2014 hubo situaciones destacables, no sólo en la cancha en donde hubo partidos que hicieron vibrar a los aficionados, como el que tuvieron Toluca y América, dos de los conjuntos con grandes posibilidades de disputar el campeonato mexicano, y no es una casualidad que se encuentren aún en plena lucha por quedar como superlíder en la temporada regular y que en la ronda de cuartos de final serán los rivales a vencer.
Tigres, que de acuerdo con lo comentado por su entrenador Tuca Ferretti, juega un “futbol ratonero”, por no decir mediocre, de acuerdo con su sistema defensivo, a pesar de tener un plantel que tiene todo para ser un conjunto ofensivo debido a la calidad de sus jugadores, pero su técnico los frena y sólo buscan algún contragolpe o alguna genialidad individual para conseguir puntos que lo tienen colocado en el tercer lugar pero que no garantiza mucho que pueda seguir adelante en la Liguilla. El “Tuca” culpa a los árbitros y al reglamento de sanciones de que no le dan valor a las tarjetas amarillas, ya que, de acuerdo con su opinión, los jugadores se vuelven mañosos y cometen faltas para frenar los avances de los rivales y a los jugadores habilidosos sin importar que los amonesten, es más, muchas veces ni siquiera sucede esa llamada de atención.
Pero, genio y figura hasta… así será y nadie va a cambiar a un entrenador al que poco o nada le importa el espectáculo, que no le gusta arriesgar, prueba de ello es que reniega por participar en los torneos internacionales y prefiere regalar los partidos al utilizar alineaciones alternativas para quedar eliminado y volver al torneo casero. Ese es el “Tuca”.
Pero le decíamos que hubo partidos en los que los equipos se entregaron y con gran actitud buscaron el triunfo, como el Atlas, que tuvo un cierre huracanado ante Tijuana y se le escapó la oportunidad del triunfo. Jaguares es otro de los equipos que dejan hasta la última gota de sudor en la cancha y su calificación prácticamente “amarrada” le permitirá hacer sufrir a los rivales en la siguiente ronda de cuartos de final. El triunfo del equipo de Sergio Bueno, muy merecido sobre un Monterrey que se ha desinflado en las últimas jornadas debido a que su técnico Carlos Barra también es de los que les gusta frenar a su equipo, los echa hacia atrás y deja que en algún contragolpe les pueda llegar el triunfo, por lo cual no esperamos que llegue lejos.
Otros equipos que andan por los últimos lugares en esa lucha para sacudirse el fantasma del descenso han mostrado carácter y su actitud es plausible, como el Puebla, que pone de cabeza a sus rivales a lo largo de 90 minutos, prueba de ello que el León, que venía en ascenso, se topó con un equipo agresivo que refleja el carácter de su entrenador Sánchez Solá, en esa forma, a pesar de que está en el último lugar en la tabla del descenso, debido a la reacción de los Leones Negros de la UdeG, va a continuar por el mismo camino de pelear a “muerte” por su salvación. Guadalajara ha mejorado a pesar de que no logra el triunfo. José Manuel de la Torre ha encontrado un cuadro que seguramente va a levantar el próximo torneo con los refuerzos que lleguen, junto con un buen trabajo, corto si usted quiere, de pretemporada, va a regresar por la senda del triunfo.
En la última jornada van a salir chispas de encuentros en donde ocho equipos estarán en la lucha por calificar y estar en los cuatro sitios que aún están por definirse.
Pero también hubo situaciones lamentables y ahora protagonizadas por el vicepresidente del Pachuca Andrés Fassi, quien llegó hasta el pasillo para enfrentar al árbitro Fernando Guerrero y gritar en su cara que se iba a morir, ahora han querido disfrazar esa amenaza al agregar que lo que le gritó fue que se “iba a morir en cuanto viera la jugada”, pero lo cierto es que poco faltó para que agrediera al silbante y posteriormente se fue en contra de los directivos del Santos. Y de todo esto hay un video en que muestra la actitud violenta contra los árbitros y posteriormente con los directivos.
El dueño del equipo Pachuca movió el mismo sábado sus influencias, y de acuerdo con un comunicado del Club Pachuca, mencionó que había hablado con el presidente de la Comisión de Árbitros, Rafael Mancilla, quien le comentó que no había ningún reporte en la cédula del árbitro de ningún insulto ni amenazas. Y lo más increíble fue que la Comisión Disciplinaria, después de una investigación relámpago (lo que nunca ha hecho), anunció en un comunicado que había realizado una investigación y “exoneró” a Andrés Fassi. Uno se pregunta: ¿por qué tanta prisa? Seguro que nunca vieron la imagen, que habla por sí sola, y si se apoyaron en que en la cédula del silbante no había ningún reporte de lo sucedido, esta actitud demuestra que no actuaron correctamente. Está el caso de Tomás Boy, que en la tribuna del estadio Jalisco tuvo un altercado con un aficionado y eso no estaba asentado en la cédula del partido pero sancionaron a Tomás Boy con tres juegos. Algo anda mal y una vez más sale a relucir la influencia de dirigentes como los de Pachuca, que pesan mucho en las Comisiones de la Federación Mexicana de Futbol.