Con la tecnología de Google Traductor

Pausa de los dos minutos. Gildardo Figueroa

Itzel Ubiarco

10, octubre 2014 - 9:09

10 octubre 2014. Gildardo Figueroa

PEYTON y Brady siguen siendo élite.
Los “Grandes” no son grandes todo el tiempo, simplemente son grandes cuando tienen que serlo.
Por eso justamente son “Grandes” Peyton Manning y Tom Brady, y lo vimos el domingo pasado.
Tanto los Broncos de Denver como los Patriotas de Nueva Inglaterra tenían que enfrentarse a los dos invictos, los Cardenales de Arizona y los Bengalíes de Cincinnati. Los equipos de Manning y de Brady venían de perder.
Denver fue dominado por el campeón, los Halcones Marinos de Seattle, mientras que Nueva Inglaterra fue vapuleado el Lunes por la Noche anterior por los Jefes de Kansas City.
Así llegaron los Broncos a Sea-ttle en la Semana 3 donde fueron dominados por completo, aunque al final Manning le dio oportunidad a los Broncos de irse a tiempo extra, sólo para ver cómo eran superados en la primera serie ofensiva del quinto cuarto y quedaron tendidos.
Denver tuvo su semana de descanso y le correspondía enfrentarse a uno de los dos equipos que quedaban invictos (Arizona). Si bien los Cardenales no estaban dominando a sus rivales como se creía, habían hecho lo suficiente para derrotar equipos como San Francisco y San Diego, que son clubes que estuvieron el año pasado en playoffs.
Le correspondió el turno a Brady y a los Patriotas, que llegaban de haber sido masacrados ante una audiencia (inter)nacional en el partido de Lunes por la Noche en Kansas City, y por si fuera poco, les correspondía el turno de recibir al que muchos consideraban el mejor equipo una semana atrás, Cincinnati.
La grandeza de Brady fue evidente. Curiosamente fue un partido histórico para el pasador que ha sido titular en cinco Super Bowls.
Brady jugó por nota, hizo añicos a la defensiva de Cincinnati y los Patriotas terminaron apaleándolos 43-17 y los titulares de todos los periódicos, los comentarios de todos los analistas y muchos de ellos que ya lo daban por retirado giraron en torno a la grandeza de Brady, de Belichick y de Nueva Inglaterra.
Así que no importa qué ocurra esta campaña, si Tony Romo, Andy Dalton, Phillip Rivers, Russell Wilson, Drew Brees, Colin Kaepernick y Andrew Luck lucen, rompen marcas o ganan partidos, la Élite de la NFL siguen siendo cuatro quarterbacks, aquí incluyo a Eli Manning y a Ben Roethlisberger, pero dos son legendarios: Tom Brady y Peyton Manning.