Con la tecnología de Google Traductor

Minuto 45. Teodoro Cano

Itzel Ubiarco

10, febrero 2015 - 10:17

10 febrero 2015. Teodoro Cano

ANTE la campaña que se ha desatado debido a los errores que cometen algunos silbantes semana a semana, el director de capacitación de la Comisión de Árbitros, Edgardo Codesal, decidió tener una “concentración” de dos días con los nazarenos a partir de ayer para observar los videos sobre las acciones en donde se han equivocado e intercambiar opiniones. Una reunión en busca de recobrar esa confianza que se ha perdido y recuperen la confianza cada vez que salten a la cancha a realizar su trabajo sin ninguna presión y con la única misión de aplicar el reglamento.
Codesal acepta la crisis por la que atraviesa el arbitraje mexicano y la conocía antes de aceptar la invitación de la Federación Mexicana de Futbol para buscar la forma de levantar la calidad y no ha tenido empacho de dar la cara para hablar de lo que ha sucedido en los partidos, en algunos casos acepta los errores cometidos, en otros explica el porqué se marcaron o dejaron de señalar algunas faltas. Esta situación no es para exhibir a sus agremiados, sino para dejar en claro que está consciente de que hay que trabajar arduamente con los árbitros en busca de su superación, de ahí esa concentración de dos días en la que dejó muy en claro que quiere verlos en la cancha con personalidad, no mostrar esa tibieza que muestran al dialogar demasiado con los jugadores que en muchas oportunidades provocan que se les encaren y les griten o manoteen sin tomar medidas disciplinarias.
Para nadie es un secreto que hay jugadores que se avivan y que conocen a los árbitros y saben a quiénes se les puede gritar en busca de sacar un beneficio para su equipo. Edgardo Codesal dejó muy en claro que no le tiene miedo a las palabras crisis o fracaso, que va a trabajar a marchas forzadas en busca de enderezar la nave y que comience a mejorar el trabajo de los de negro. Que van a continuar los errores, no hay duda, pero que sean los menores y que no vayan directamente al marcador, pero sin olvidar que a pesar de que estén preparados los hombres de silbato y sus asistentes están expuestos a equivocarse y que ellos sólo tienen milésimas de segundo para decidir qué van a pitar, que no cuentan con las repeticiones de televisión ni tienen forma de decir “la quiero ver de nuevo, y pedir que le repitan la jugada”.
Con todo esto, es válida la crítica de los especialistas, pero pensamos que deberían ser sin saña, siempre objetiva con el deseo de que ese gremio en el que alguna vez fueron integrantes salga del hoyo en que se ha metido, no deben olvidar que no fueron perfectos y que tuvieron la oportunidad de contar con instructores que los llevaron lejos en su profesión y que por sus méritos llegaron a silbar en campeonatos mundiales.
Hoy se cuenta con un grupo de árbitros falto de experiencia, que durante su preparación no contó con una Comisión de Árbitros que los respaldara plenamente para su formación, por el contrario, les llegaban muchas consignas, especialmente en los últimos tres años en la que los limitaron para apegarse al reglamento y no marcar muchas faltas, limitar las tarjetas amarillas y especialmente la roja en busca de dar continuidad a los partidos para que hubiera un mejor espectáculo.
Este tipo de instrucciones llegaron a confundir a los árbitros actuales, que ahora bajo el mando de esa Dirección de Capacitación de la Comisión de Árbitros de la que está al frente Edgardo Codesal con su equipo de trabajo, tienden a desaparecer y liberar a los silbantes de ese “temor de saber si lo hicieron bien o lo hicieron mal”. No va a ser fácil, pero seguramente con las reuniones semanales para analizar, como han sido siempre, pero ahora sí, con instructores capacitados podrá comenzar a realizar su trabajo sin presiones de ninguna clase, con la única y exclusiva obligación de tener personalidad y preparar sus partidos junto con sus asistentes y preocuparse por aplicar el reglamento, con la idea de ser parejos y con el mismo criterio al señalar las faltas que cometen los jugadores sin importar de qué equipo son. Tendrán que ser firmes para silbar en cualquier parte del terreno, dentro, fuera del área, por el centro o por las bandas, si es falta se marca y seguir adelante con el partido.
Insistimos, no va a ser nada fácil, va a costar trabajo y se va a necesitar de tiempo, de ahí que ojalá esa concentración de dos días que inició ayer y que seguramente arrojará buenos resultados que ojalá continúen cada semana para analizar a fondo el trabajo realizado en buscar de mejorar cada jornada en su trabajo. Hay que tomar en cuenta que Edgardo Codesal y su equipo tienen que trabajar a marchas forzadas para sacar a flote a nuestro arbitraje que hace tiempo que ocupa mucho espacio en los medios de comunicación y provoca que se hable menos de lo más importante, lo que hacen los jugadores, los equipos, del buen futbol, es importante que los árbitros logren lo más pronto posible ponerse a la altura de lo que exige la Liga MX.