Con la tecnología de Google Traductor

Minuto 45. Teodoro Cano

Itzel Ubiarco

9, diciembre 2014 - 12:06

09 diciembre 2014. Teodoro Cano

EN medio de una lluvia de comentarios, de rumores, de noticias, declaraciones, y de la ausencia de goles en la Liguilla, llega la gran final del torneo mexicano Apertura 2014 de la LMX, una final que, seguramente, no deberá ver afectada por todo lo que se ha dicho en las últimas semanas, por un lado no va a importar si Antonio Mohamed finalmente va a dejar al América pase lo que pase, si es campeón o queda en segundo lugar, por el otro lado tampoco va a interferir si “Tuca“ Ferretti deja de ser el entrenador de Tigres y pasar a la oficina como directivo.
Y aún hay más, se menciona la llegada de Roberto Matosas a dirigir a las Águilas en el próximo torneo y con él los jugadores Darwin Quintero y Carlos Peña. Por si fuera poco no faltaron las malas noticias, como la indisciplina de Paúl Aguilar que se ha quedado al margen de disputar una final, el sueño dorado de todo jugador, además de las lesiones de Juninho en el Tigres un jugador que brilla como un sol en la cancha no sólo como defensor sino como un auténtico líder que debido a su técnica y a su disparo poderoso a gol es de las piezas más importantes, pero su sola presencia contagia a sus compañeros y es un verdadero motivador.
En el América también ha habido bajas, la de Paúl Aguilar, que no se entiende como a estas alturas, convertido en un jugador importante en su equipo y en la Selección Nacional, comete errores de indisciplina, pero cada cabeza es un mundo. La lesión de Rubens Sambueza que es posible que esté listo para el juego de ida el jueves a las 20.30 en el Volcán, o bien para la gran final del próximo domingo en el Estadio Azteca a las 18 horas. Se lamenta la lesión sufrida por el habilidoso y veloz González Díaz que tenía Mohamed como un jugador de relevo que se convertía en una pesadilla para los rivales, pero tiene a Michael Arroyo que está ante una gran oportunidad de recuperar su nivel.
Pero, a pesar de todo lo que le hemos mencionado no cabe duda que los jugadores de América y Tigres se van a poner las pilas y ahora sí, sin importar el gol de visitante, la meta será ir por el gol desde el silbatazo inicial para conseguir un marcador global favorable y con ello conquistar el campeonato. Ambas escuadras tienen elementos que podrán dar el balance ideal entre la defensa y la ofensiva, la verdad es que no se ve ninguna ventaja, se ve una final pareja a pesar de que “Tuca“ Ferretti es un entrenador más cuidadoso, que primero lleva a su equipo a defender su portería, concentrados y sin cometer errores para que de ahí al frente se lancen en busca del gol.
Para este partido los Tigres recuperan a Egidio Arévalo un volante con gran fortaleza y energía que se le ve por todos los rumbos de la contención para recuperar balones y proyectar a su equipo al frente y ahora tendrá su lado a Jesús Dueñas que en los últimos partidos se ha convertido en una pieza muy importante ya que no sólo recupera balones sino que le da salida a su equipo al frente y cuenta con poderoso disparo desde fuera del área, además de Francisco Torres el hombre del talento para apoyar al frente a Joffre Guerrón, Hernán Burbano y Damián Álvarez, además de que en la banca están Gerardo Lugo y Emmanuel Villa sin descartar a Hérculez Gómez en el que su técnico confía mucho. “Tuca“ Ferretti cuenta con un equipo que en el momento en que él lo decida y les dé libertad puede ser un cuadro peligroso a la ofensiva, claro bajo el sistema que le gusta al técnico para tener el balón y con la misión primaria de defender y después atacar.
América es un equipo que ha mostrado ser más ofensivo, que cuenta con una defensa que se ha lucido en los últimos partidos a pesar de la ausencia de Paúl Aguilar, pero el joven Ventura Alvarado ha realizado un gran trabajo y no se va a “arrugar” ante la velocidad y habilidad de Damián Álvarez, del otro lado seguro seguirá Osmar Mares, en caso de que no juegue Sambueza, pero si Mohamed decide utilizarlo entonces Miguel Layún volvería al lateral izquierdo para aprovechar esa salida ofensiva por la banda. Los centrales Paolo Goltz y Pablo Aguilar se entienden bien pero siempre cuentan con auxilio de laterales y volantes.
En la línea media el hombre fuerte es Jesús Molina que estaría auxiliado por Osvaldo Martínez, posiblemente Layún si es que no está listo Sambueza, y Luis Mendoza que está en gran momento y al frente Gabriel Rey que se le ha visto muy activo y Oribe Peralta que no descansa en su esfuerzo por encontrar el marco enemigo.
No hay duda que si los técnicos, especialmente el “Tuca“, se animan a dejar a un lado ese futbol conservador, seguro que tendremos una final emotiva, con el deseo de que los jugadores salgan con la pólvora seca y podamos disfrutar de un futbol ofensivo, sin descuidar el aspecto defensivo y el que gane que sea en base a que hizo más goles que el rival. Todas las emociones comienzan a partir de este jueves en Monterrey y finalizarán el domingo en el Azteca si tomamos en cuenta que esta final será hasta “morir“ si hay empate en el marcador global se jugarán dos tiempos extras y de seguir igualados se lanzarán series de penaltis.