Con la tecnología de Google Traductor

Minuto 45. Teodoro Cano

María Vega

6, diciembre 2014 - 10:42

06 de diciembre 2014. Teodoro Cano

FINALMENTE el América entendió cómo se deben jugar las liguillas. Lo sucedido en su doble confrontación con los Pumas, al estar a sólo unos minutos de quedar eliminado del Apertura 2014, hicieron que el técnico Antonio Mohamed cambiara de idea y en semifinales en el partido de ida su equipo mostró otra actitud, desde el silbatazo inicial los jugadores de las Águilas se lanzaron en busca de la portería enemiga, por cierto, estuvo a punto de costarle caro si tomamos en cuenta que al minuto cuatro el volante del Monterrey Lucas Silva tuvo una oportunidad de oro para inaugurar el marcador pero desaprovechó un gran servicio de Omar Arellano al quedar solo frente al marco a la entrada del área, pero le quiso pegar muy fuerte al balón y abanicó.
Fue un susto el que se llevaron los jugadores del América y a partir de ese momento se aplicaron para aprovechar que una vez más el entrenador de los Rayados Carlos Barra dejaba en la banca a tres jugadores muy importantes, por su calidad y gran experiencia para repetir la alineación que le dio resultado en la eliminatoria con el Atlas al que dejaron en el camino. El técnico de los Rayados, en una oportunidad de oro para sacar ventaja como local, “sacrificó” nuevamente a Humberto Suazo, César Delgado y Neri Cardozo para repetir su alineación con Omar Arellano y Cándido Ramírez en las bandas para explotar su velocidad como extremos y alimentar a Dorlán Pabon, quien se suponía iba a ser el centro delantero, pero Dorlan anduvo lejos del área y la verdad es que le dieron facilidades a un América que ahora sí jugó con vocación ofensiva, de ahí su triunfo de 3-0 que lo tiene a un paso de estar en la final.
No se espera que las Águilas tengan problemas para redondear su actuación y calificar a la final, en tanto que al Monterrey le fue como en feria, primero la alineación no lució como esperaba Carlos Barra después de que se lució ante el Atlas, segundo porque hubo descuido de su defensiva que a los 34 permitió un remate de Luis Mendoza violento se convirtió en el 1-0 a los 32 y sólo dos minutos después sufrió la expulsión de Hiram Mier por una segunda tarjeta amarilla, y para colmo de males, a los 36 llegó la segunda anotación en un tiro libre de Osvaldo Martínez que desvió con el cuerpo Efraín Velarde para anotar en su portería.
Ya con ese marcador pesado de 2-0 y con un jugador menos los Rayados hicieron un gran esfuerzo, incluso en lo que restó del partido el técnico de los regiomontanos comenzó a hacer cambios y Humberto Suazo entró por Lucas Silva y César Delgado por Omar Arellano y a 12 minutos del final entró Neri Cardozo por Severo Meza, pero ya la batalla estaba perdida y sólo queda la esperanza de que mañana en el Azteca surja un milagro y puedan remontar un marcador que pesa como una verdadera montaña. Claro, mientras haya vida hay esperanza, pero América ya encarrilado rumbo a la final deberá salir airoso de este compromiso, salvo la grave lesión de Gonzalo Díaz, las Águilas contarán con su cuadro de lujo, ya que podrían reaparecer Paúl Aguilar y Rubens Sambueza, aunque no se extrañe usted que con esa ventaja de tres goles como visitante Antonio Mohamed podría darse el lujo de que no jugara Rubens y que se recupere a plenitud en la final en la que prácticamente está con pie y medio adentro y en espera de conocer a su rival que a las cuatro de la tarde en Monterrey saldrá del duelo entre Tigres y Monterrey.
Ese primer partido entre Diablos Rojos y felinos dejó mucho qué desear, sobre todo porque todo mundo sabe que “Tuca” Ferreti no es un entrenador audaz, que frena a su equipo y confía, según sus declaraciones, que ese empate sin goles le servirá para calificar; sin embargo, Saturnino Cardozo ha manifestado que su equipo va a ir al frente, claro, sin descuidar la defensa, en busca del gol de visitante que metería en problemas a un rival, que, de acuerdo con su apreciación, y no creemos que esté equivocado, no cambiará su forma de jugar.
Los Tigres regresan a su casa para conseguir la calificación, pero ahora no van a contar con Egidio Arévalo, quien fue expulsado en el partido de ida, pero los dirigentes del equipo esperaban que la Comisión Disciplinaria le levantara el castigo. De no ser así, el “Tuca” posiblemente eche mano de Hernán Guido Pizarro y es posible que en casa se decida utilizar a Gerardo Lugo, que fue un jugador que en la recta final del torneo tuvo destacadas actuaciones, pero inesperadamente su técnico lo dejó en la banca para utilizarlo sólo de relevo. Claro que va a ser un partido cerrado, que la moneda está en el aire, pero quizá la audacia de Cardozo con su Toluca lo lleve a la gran final.