Con la tecnología de Google Traductor

Pausa de los dos minutos. Gildardo Figueroa

ESTO

3, enero 2015 - 23:59

04 enero 2015. Gildardo Figueroa

Históricamente los Acereros de Pittsburgh han dado cuenta de los Cuervos de Baltimore en playoffs. Tenían marca de 3-0 y en la era de los duelos de Ben Roethlisberger contra Joe Flacco, estaban 2-0. Esta noche no fue así.
Así llegaban a este encuentro de ronda de comodines en el cual se impuso el equipo que jugó mejor durante los 60 minutos. Simplemente Baltimore fue dominante a la defensiva, siendo su líder el linebacker externo Terrell Suggs, quien causó problemas toda la noche en la protección de pase y hasta se llevó una intercepción
Obviamente al final del encuentro, Roethlisberger se sintió decepcionado, hasta pidió disculpas a toda la “Steeler Nation”, explicó: “Siendo yo el líder, el quarterback. No jugué lo suficiente bien”. El líder en yardas durante la temporada fue interceptado un par de ocasiones y si agregamos un intento de conversión de dos puntos, fueron tres.
En cuanto a responsabilidades, la línea ofensiva de Pittsburgh hoy no encontró la forma de proteger a “Big Ben”, quien fue capturado en cinco ocasiones, golpeado al menos en otras cinco, y Roethlisberger con su habilidad de escaparse evitó al menos otras tres capturas.
El número 7 de los Acereros está acostumbrado a esto, ha tenido históricamente líneas ofensivas muy malas, pero este equipo de Pittsburgh hizo mucho más de lo que se esperaba a principio de temporada y Roethlisberger no tiene nada de qué disculparse, ya que gracias a él, llegaron a esta instancia, jugaron en playoffs y como campeones de la División Norte de la AFC.
Su contraparte, Joe Flacco, parece ser otro muy distinto una vez que inicia la postemporada. Este pasador ha llegado a playoffs en seis de sus siete años como profesional; no sólo eso, sino que ha logrado al menos un triunfo en cada ocasión; ya fue el MVP de un Super Bowl (el XLVII); y llegó a siete victorias de visitante en playoffs como QB titular (Récord de la NFL).
Los Cuervos se crecen cuando las cosas se ponen interesantes en finales. Hace dos años fueron campeones, ahora están planeando su viaje a Foxborough, Massachussets para enfrentarse a los Patriotas de Nueva Inglaterra, equipo al que ya han derrotado en dos ocasiones en Gillette Stadium y de no haber sido por un par de jugadas que no concretaron al final, fácilmente serían tres victorias.
No comprendo todavía por qué Pittsburgh cargaba con cinco a Flacco y sólo pudo capturarlo en una ocasión, y esto dejaba espacios enormes en cobertura hombre a hombre, en los que ninguno de sus linebackers era capaz de cubrir por velocidad a las alas cerradas o una defensiva secundaria muy cuestionable que no pudo mantener el ritmo con Steve Smith Sr. y Torrey Smith.
El mejor cuerpo de entrenadores lo demostró, John Harbaugh, Gary Kubiak, Steve Spagnuolo, Dan Pees y demás de Baltimore, le comieron el mandado a Mike Tomlin, Dick LeBeau y Todd Haley. Quizá sea tiempo de pensar en cambios en Pittsburgh, aunque será difícil que la familia Rooney tome una decisión de este tamaño siendo campeones divisionales y llegando a playoffs.
Fácilmente Baltimore puede ser el equipo de esta temporada que se vaya todo el camino hasta el Super Bowl desde la ronda de comodines, aunque falta ganarle a los Patriotas y luego posiblemente a Denver que son los “mejores equipos de la AFC” este año, pero por ahora, los Cuervos me dejan un buen sabor de boca, como hace dos años que fueron campeones.
Amigos, les recuerdo que me sigan en www.pausadelodosminutos.com, y si tienen comentarios por favor háganlos en Twitter @pausa2minutos y en Facebook busquen la página Pausa de los Dos Minutos