Con la tecnología de Google Traductor

PARÍS 2024

ESTO es de tres

Antonio Moreno

22, marzo 2024 - 4:09

Verdad histórica

1.- TIEMPOS 

No es lo mismo verdad que versión.

Y debido a ello, sobran ejemplos en “el país de los casos no resueltos” cuyas diferentes teorías se han tergiversado después de tantos años que finalmente seguimos sin saber lo que realmente sucedió con Colosio, Stanley o los desaparecidos de Ayotzinapa por mencionar solo algunos asuntos mucho mas relevantes que el simple futbol.

Pero resulta que nunca tampoco nos quedó claro porqué Borja fue relegado en el México 70, Tena sin convocatoria en el 86, Hugo sin entrar a la cancha en el 94, lo que realmente pasó con Carmona y Galindo o muchísimas ausencias inexplicables en el tricolor de diferentes épocas.

 

2.- A TORO PASADO…

Es muy común lo que está sucediendo ahora.

Pasados los años varios personajes que vivieron aquel proceso del “tata” Martino han salido a decir su versión (ojo que ya separé que no es lo mismo que verdad) sobre lo que no les gustaba del técnico a pesar de que en su momento se ofendían si la prensa lo decía.

Porque muchas veces los futbolistas acusan o vetan a los medios por “inventar” historias y luego resulta que efectivamente sucedían cuando a toro pasado se atreven a contarlo.

Pero si verdaderamente queremos saber lo que pasó habría que escuchar a todas las partes diciéndoselo frente a frente. Si del que se habla no puede defenderse o dar su argumento todo queda en versión.

 

 

3.- CHISMES O NOTICIAS

Entiendo que hoy en día el contenido está por encima de quien lo dé a conocer.

Y no quiero descalificar a quienes sin ser periodistas de oficio consiguen declaraciones polémicas que a lo mejor por esa condición de no ser identificados como reporteros “convencionales” les resulta más fácil para que con ellos los personajes se abran de capa. También tiene su mérito.

Lo de esta semana con Guardado, Martin, Lozano y Edson es una muestra de ello, pero también me encantaría conocer la versión del “tata” para acercarnos a la verdad.

 

Conclusión:  PRIMERO, ESCUCHEMOS A TODOS.