Con la tecnología de Google Traductor

Hablillas. José Ángel Parra
titulo-foto

Elihu Llano

16, octubre 2023 - 6:00

¡AGUAS!

El otro día, a manera de ejercicio, apareció en el Diario de los Deportistas un artículo relacionado con posibles opciones de jugadores naturalizados que podrían reforzar a la Selección Mexicana con miras al Mundial 2026. Además del ya publicitado Julián Quiñones podríamos agregar también a Matheus Doria, Camilo da Silva Sanvezzo, Avilés Hurtado e incluso Rogelio Funes Mori, quien estuvo en Qatar 2022, con todo y que el Tata Gerardo Martino apenas le dio unos minutos en la justa internacional.
En proceso de naturalización aparecen, en el radar, Nicolás Ibáñez, Germán Berterame, Stiven Barreiro, Juan Ignacio Dinenno, Unai Bilbao y hasta el portero Tiago Volpi, por aquello de que se incrementen los reproches contra Guillermo Ochoa.
Dinenno, Berterame y Unai han levantado la mano en recientes sondeos, por lo que a futuro no extrañaría que al menos dos de ellos pudieran figurar en la lista definitiva del representativo de todos. El tema aquí tiene múltiples aristas. El propio Jimmy Lozano, antes de que se concretara su nombramiento, había precisado que a él no le gustaría dar rienda suelta a esta controvertida alternativa. Después reculó y hasta se precipitó en “invitar” a Quiñones, cuando aún no concluía su proceso de naturalización.
Mucho se ha dicho sobre los riesgos de que varios de estos jugadores -si no es que todos- recurren a este proceso con tal de asistir a una Copa Mundial, en el entendido de que sus países de origen no los consideran. Y aunque en Europa y Estados Unidos no se “sataniza” el tema, y hasta fomentan no hacer distingos entre los seleccionados, es obvio que algo mal ha hecho el futbol mexicano para que los entrenadores opten por estas cartas, lo cual se debe a la falta de oportunidades hacia futuras promesas en esta disciplina.
Por eso ilusiona que aún sin Funes Mori ni Quiñones, la Selección haya logrado derrotar con autoridad al representativo de Ghana, con el resurgir del Chucky Hirving Lozano y el creciente aporte del Chino César Huerta. Ojalá que en el plan esté necesariamente darle facilidades a quienes aquí nacieron y viven de este deporte, antes que a quienes vienen del exterior. Urge que más allá de lamentar la ausencia de inclusión, nos demos cuenta que la verdadera razón está en que algo se ha dejado de trabajar desde las canteras.